AP Y MILENIO DIGITAL
16 de noviembre de 2016 / 09:22 a.m.

AGUASCALIENTES.- Juan Pedro Franco, un mexicano que no había salido de su cama en seis años ha sido retirado de ella por personal médico para trasladarlo a una clínica privada en donde intentarán disminuir gran parte de sus 500 kilos de peso, condición por la que desarrolló diabetes, hipertensión y afecciones pulmonares que ponen en peligro su vida.

Un equipo de 10 médicos, paramédicos e intensivistas ayudaron a trasladarlo de su casa en Aguascalientes, a Guadalajara.

El cirujano bariatra José Antonio Castañeda señaló que se debió recurrir a una camioneta con una capacidad de más de una tonelada, debido a que les negaron el permiso de llevarlo en un camión de carga comercial.

Tras 6 años en cama, el hombre más obeso del mundo recibirá tratamiento
El paciente fue trasladado a Guadalajara, donde se le extrajeron muestras de sangre y se quedará en esa ciudad durante varios meses en lo que recibe tratamiento. | FOTO: AP

Además, la familia debió desmontar la cama adaptada con fierros, agarraderas y cuerdas en lugares estratégicos para incluirla dentro del equipaje del joven de 32 años, debido a que ningún hospital cuenta con algo similar.

Con amplios tiempos de descanso y a paso lento, logró llegar a la camioneta y subirse con la ayuda de médicos y familiares.

En el traslado incluyeron un equipo de reanimación, así como un tanque de oxígeno, porque "en todo el trayecto" hay probabilidad de que sufra alguna descompensación, comentó Castañeda.

En otro auto llevaron a su perro Barbas. Según Franco, a lo largo de 12 años ese can se ha convertido en su "médico de cabecera", pues ladra cuando en las madrugadas se le sube o baja el nivel de azúcar, presenta presión elevada o está en peligro de morir.

Tras 6 años en cama, el hombre más obeso del mundo recibirá tratamiento
Durante 12 años su perro Barbas ha sido su "médico de cabecera". |  FOTO: MILENIO

El protocolo de atención, detalló el especialista, consistirá en un programa basado en dietas y terapias alternativas hasta reducir 40 kilos en un lapso de seis meses. Luego se le someterá a la cirugía de bypass gástrico.

El caso de Franco llamó la atención de médicos a escala global debido a la ganancia acelerada de peso. Nació de 3.4 kilogramos y cada año subía en promedio 10 kilos. A los 17 años su peso se disparó hasta 230 kilos.

La tasa se acentuó tras un accidente vial, en San Luis Potosí, que lo obligó a quedarse casi dos años en cama y superó los 300 kilos. Ese peso reducía su movilidad, pero Franco seguía con sus negocios de venta de insumos, cargamento y compra de refracciones.

Hace seis años una neumonía, que derivó en coma temporal, lo obligó a quedarse en cama, conectado a un tanque de oxígeno y tomando más de 20 pastillas al día. "Solo veo los rayos del Sol a través de lo que se filtra en mi ventana", comentó.

Manuel Uribe fue considerado alguna vez el hombre más pesado del mundo, antes de morir en 2014 a los 48 años. El peso máximo alcanzado por Uribe de 560 kilos fue certificado en 2006 como un récord mundial Guinness.