NOTIMEX
28 de abril de 2016 / 04:21 p.m.

México.- Al presentar ocho iniciativas de reforma constitucional en materia de Justicia Cotidiana, así como tres modificaciones legales y un decreto, el presidente Enrique Peña Nieto subrayó que con estas propuestas se impulsa “una transformación estructural de la justicia en los ámbitos más cercanos, de todos los días de las personas”.

Estas iniciativas son el resultado de los Diálogos por la Justicia Cotidiana, el Centro de Investigación y Docencia Económicas (CIDE) y el Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM, que identificaron los principales problemas y retos de justicia en el país, expuso.

Ante representantes de los poderes Legislativo y Judicial, tanto federales como locales, gobernadores e integrantes de organizaciones de la sociedad civil, el mandatario destacó que casi 90 por ciento de las controversias que se presentan ante los poderes judiciales son distintos del ámbito penal.

Se refieren a litigios que “están en nuestra vida diaria”, que resuelven problemas del ámbito familiar, mercantil, civil, que “es la que reclaman los trabajadores, los vecinos, las madres y padres de familia.

Asimismo, sobre situaciones que se viven en las escuelas “y la que más frustración nos produce cuando se queda sin resolver. Es la justicia que más le importa a la gente”, dijo el Ejecutivo federal en el Patio Central de Palacio Nacional.

Detalló que entre los cambios que se proponen está la creación del Sistema Nacional de Impartición de Justicia, que permitirá una mayor articulación entre los poderes judiciales y los demás órganos del Estado mexicano que imparten justicia, que mediante el uso de tecnología “podrían hacer realidad los juicios en línea”.

Asimismo, fortalecer la independencia de los poderes judiciales locales; que los jueces y magistrados se nombren a partir de conocimientos y experiencia; que las autoridades privilegien la resolución del fondo de los conflictos, “evitando que los formalismos o tecnicismos legales retrasen o nieguen la justicia a los mexicanos”.

Se plantea crear un Código Nacional de Procedimientos Civiles y Familiares, para unificar en el país las reglas en la materia; evitar la disparidad de derechos y lograr que en todos los estados prevalezcan las mejores prácticas, y ampliar la aplicación de la justicia oral en el ámbito mercantil.

“Queremos superar el dicho: más vale un mal arreglo que un buen pleito, ¿Cuál es el objetivo?, lograr un buen arreglo sin llegar al pleito”, pues la Justicia Cotidiana significa dar solución a los problemas vecinales, incidentes de tránsito o a las disputas de la convivencia diaria.

El presidente Peña Nieto recalcó que para ello se requiere una Ley General de Justicia Cívica, para que “estos conflictos puedan resolverse en un día y no en semanas o meses”.

De la misma manera, propuso una Ley General de Justicia Itinerante, “para que la justicia llegue a todo México sin importar qué tan pequeña o de difícil acceso sea una comunidad”, mediante caravanas, para que las personas resuelvan sus problemas de manera inmediata en sus propias comunidades.

Las iniciativas prevén un cambio estructural al modelo de justicia laboral para proteger los derechos de los trabajadores de mejor manera, pues este ámbito requiere de conocimientos especializados.

Para ello se propone la creación de instancias modernas de conciliación para que los conflictos se resuelvan de forma amigable, que sea responsabilidad de poderes judiciales independientes.

En tanto, con un Marco Nacional de Mejora Regulatoria se pretende contar con trámites gubernamentales más rápidos y sencillos, para reducir los márgenes de discrecionalidad de las autoridades y con ello cerrar espacios a la corrupción, sostuvo.

Además, subrayó que los resultados de estos diálogos, organizados por el gobierno federal, reafirman el compromiso de su administración por construir un mejor país, más justo y equitativo, que garantice a todos el acceso a un justicia eficaz y que sea una realidad cotidiana.