31 de julio de 2014 / 02:34 a.m.

México.- El pleno de la Cámara de Diputados aprobó en lo general, con 331 votos a favor, una abstención y 132 en contra, el tercer paquete de leyes secundarias que reglamentarán la reforma a los artículos 25, 27 y 28 constitucionales en materia energética, para hacer de Pemex y CFE empresas productivas del Estado.

En este tercer paquete se expiden las leyes de Petróleos Mexicanos (Pemex) y Comisión Federal de Electricidad (CFE), y se reforman las leyes federales de las Entidades Paraestatales; de Adquisiciones, Arrendamientos y Servicios del Sector Público y de Obras Públicas y Servicios Relacionados con las mismas.

La reanudación de la sesión extraordinaria fue a las 12:26 horas y la votación en lo general fue hasta las 16:40 horas. En total, desde el lunes, suman hasta ahora más de 40 horas de sesión.

Se presentaron 13 mociones suspensivas que fueron rechazadas, siguieron los posicionamientos de las siete fracciones parlamentarias (Nueva Alianza, Movimiento Ciudadano, Partido del Trabajo, Verde Ecologista, Partido de la Revolución Democrática, Partido Acción Nacional y Partido Revolucionario Institucional); unos 13 oradores en pro y en contra de todos los partidos, y se informó sobre el número de reservas.

Los legisladores continúan con el debate en lo particular para desahogar alrededor de 584 reservas, que se han agrupado por temas: Régimen de responsabilidades y combate a la corrupción, y testigos sociales; Pasivo laboral, y Fortalecimiento de las empresas públicas del Estado.

También se indicó que podría haber cambios a esta minuta en lo particular, como es el tema de transparencia para incluir a los testigos sociales en materia de licitación, que este dictamen no contempla.

Antes, al presentar el dictamen, el presidente de la Comisión de Energía, Marco Antonio Bernal destacó que las nuevas leyes establecen una estructura corporativa y organización que moderniza a Pemex y CFE.

"Estos organismos contarán con un régimen especial que incremente su competitividad, aumente su productividad y atienda las legítimas exigencias de la sociedad para atajar las prácticas de corrupción".

Además de que se garantiza la propiedad de la nación y la rectoría del Estado, dijo, al abrir ambas industrias al sector privado, se tiene la finalidad de que esos organismos “alcancen las condiciones necesarias para competir exitosamente dentro del sector”.

El legislador priista señaló que el documento defiende con claridad los principios que rigen a la nueva organización empresarial, su administración, estructura corporativa y régimen especial.

Asimismo, el dividendo estatal que se aplicará conforme al nuevo marco jurídico, donde el Estado se convierte en propietario y deja de ser administrador.

Bernal Gutiérrez expuso seis ejes de cambios sobre los cuales descansa la integralidad de la reforma como que la empresa productiva del Estado como una nueva figura, con un nuevo régimen jurídico especial.

También contemplan el nuevo papel del Estado como propietario de la empresa; un gobierno corporativo, sólido y eficaz; un marco jurídico flexible y que obedece al principio de la máxima autorregulación; el rediseño integral de los esquemas de vigilancia y auditoría, y nuevos mecanismos de transparencia y rendición de cuentas.

Se propone una forma de administrar y operar las empresas estatales con nuevas herramientas que mejoren sus funciones, con una estructura empresarial autónoma y flexible, que integre las mejores prácticas de gobierno corporativo.

Se pretende impulsar una adecuada toma de decisiones en Pemex y CFE, que aumente su capacidad productiva, optimice la ejecución de sus proyectos y mejore sus índices de productividad y rentabilidad.

Para ello se dispone que las empresas son propiedad exclusiva del gobierno federal, cuentan con personalidad jurídica y patrimonios propios, así como autonomía técnica, operativa y de gestión, conforme a los principios establecidos en la reforma constitucional aprobada en diciembre de 2013.

"Pemex y la CFE son creadas por este Poder Legislativo, el cual establece el régimen especial aplicable a ellos, y garantiza que eventualmente el Poder Ejecutivo federal no pueda desaparecer estas empresas con argumentos coyunturales. Se da certeza y continuidad a sus operaciones", precisó.

El diputado refirió que también se garantiza que el gobierno no pueda mermar, mediante la emisión de disposiciones de carácter administrativo o secundario, el régimen especial que requieren las empresas para realizar sus actividades con plena autonomía.

En el nuevo esquema institucional, el gobierno federal se asume como administrador principal, lo cual significa que podrá designar a algunos funcionarios dentro del consejo de administración y tendrá funciones de propietarios, es decir, como cualquier dueño de una empresa.

Se propone también el establecimiento de un modelo de gobierno corporativo moderno, que abarque todos los aspectos necesarios para el óptimo desempeño de las empresas estatales.

El nuevo diseño del marco regulatorio plantea que al ser Pemex y la CFE instituciones de origen público, se rijan por el principio de legalidad, lo que implica que sólo podrán realizar lo que la ley expresamente les autorice y confiera, al tiempo que les será aplicable el derecho privado.

Dijo que este dictamen recoge más de un año de trabajo intenso, de diálogo y debates en el que todas las voces fueron escuchadas e incluidas para fortalecer el sector energético, sobre la base del respeto irrestricto a la soberanía nacional.

En tanto, un grupo de unos 40 diputados, de 101 que integran la bancada perredista, colocaron mantas y pancartas alusivas al general Lázaro Cárdenas y la defensa del petróleo.

Al concluir el posicionamiento de esa fracción a cargo del diputado Luis Espinosa Cházaro, entonaron el Himno Nacional. En la protesta estaba con ellos su coordinador parlamentario Silvano Aureoles Conejo, quien también es presidente de la Junta de Coordinación Políticas (JUCOPO) en San Lázaro.

Los diputados que han rechazado desde la aprobación de la reforma constitucional energética en diciembre pasado, y que también han manifestado su voto en contra de las leyes secundarias, realizaron esta toma de tribuna durante unos 10 minutos, ya que al concluir de entonar el Himno Nacional quitaron pancartas y mantas y regresaron a sus curules.

Estas acciones fueron anunciadas por los diputados perredista, las cuales calificaron como “protestas creativas”; desde el lunes pasado que inició el periodo extraordinario han sacado cartulinas con la imagen del General Lázaro Cárdenas, y también colocaron la manta en la Mesa Directiva de esta soberanía.

FOTO: Notimex

NOTIMEX