23 de abril de 2014 / 02:30 a.m.

México.- Las autoridades mexicanas informaron el martes del arresto de 46 personas que trabajaban para grupos delincuenciales pero que se hacían pasar por autodefensas.

El movimiento de autodefensas surgió el año pasado en el estado occidental de Michoacán para combatir al cártel del narcotráfico de los Caballeros Templarios. Las autodefensas, que portal armas de grueso calibre, usan camisetas con lemas que exigen libertad para sus poblados o que dicen "Grupo de Autodefensa".

El comisionado federal para la seguridad en Michoacán, Alfredo Castillo, informó el martes que los 46 arrestados tenían puestas camisetas parecidas pero falsas. El arresto ocurrió el lunes en el poblado de Huetamo, cerca del estado vecino de Guerrero, después que abrieron fuego contra fuerzas federales.

A los sospechosos se les incautaron 23 armas, un lanzagranadas y tres granadas. Castillo no especificó a qué pandilla pertenecen los detenidos, pero Estanislao Beltrán, portavoz de las autodefensas, dijo que eran del cártel de Jalisco Nueva Generación.

Ha habido reportes de que grupos del narcotráfico de Guerrero que tratan de ampliar su territorio a Michoacán. Las autoridades arrestaron la semana pasada a cinco personas sospechosas de haberse hecho pasar por autodefensas en otra localidad de Michoacán.

Castillo agregó que, el martes, fuerzas federales habían entrado al poblado de Arteaga, considerado el bastión de del último líder importante de los Caballeros Templarios, Servando "La Tuta" Gómez. Las autoridades han arrestado o dado muerte a la mayoría de los otros líderes del cártel.

Beltrán dijo que más de 150 camionetas con miembros de las autodefensas y agentes estatales y federales entraron a Arteaga y a tres comunidades cercanas y que planean quedarse en esa zona montañosa hasta que Gómez sea detenido.

"Siempre hemos estado en los pueblos hasta que limpiamos a los miembros del crimen organizado y cuando la gente pueda vivir en paz. Y haremos lo mismo en Arteaga", dijo Beltrán.

El gobierno está tratando de inscribir y controlar a las autodefensas, para evitar a infiltrados y otros que se puedan hacer pasar por autodefensas, y ha dado a esas fuerzas hasta el 10 de mayo para desmovilizarse, lo que se entiende como la entrega de sus armas pesadas y poner fin a las patrullas armadas. En su lugar, el gobierno les ha ofrecido la opción de integrarse a los Cuerpos de Defensa Rural, controlados por el ejército.

AP