7 de noviembre de 2014 / 02:28 p.m.

Ciudad de México.- Para la Procuraduría General de la República la casa donde se escondió el matrimonio Abarca (en el número 50 de la calle Cedros, colonia Tenorios), es un inmueble asegurado dentro de una investigación relevante que puede aportar información para encontrar a los 43 normalistas desaparecidos el 26 de septiembre en Guerrero.Pero para la familia Berumen este lugar signifi­ca casi 20 años de historia familiar. "Es la casa donde mi familia y yo vivimos mucho tiempo antes de que naciera Noemí, hasta que mi hermano —el más pequeño— cumplió 4 años. Nos fuimos de aquí en 2003, porque mi papá sufrió un secuestro", recuerda Gabriela, la hermana mayor de la joven diseñadora detenida, cuya relación era cercana."Allá había un columpio largo, en esa parte del piso estaba dibujado un avión y de aquel lado teníamos varios juegos", señala el dedo de Gabriela en diversas partes del patio cuya reja se encuentra cerrada pues, 48 horas después del operativo federal que llevó a cabo la PGR, el inmueble quedó asegurado.A pocos metros de ahí, dos elementos de vigilancia marcan territorio con sus armas. La decisión debió tomarse, porque hasta el miércoles, las puertas de la casa seguían abiertas, pues alguien olvidó cerrarlas al ­final del operativo.Desde hace 11 años los Berumen rentaron la casa a diversas personas pasando por familias, grupos religiosos y hasta un taller mecánico. El último inquilino fue personal de la CFE que entregó la vivienda cuando terminó su contrato —el 20 de octubre pasado— a Noemí."Ella se encargaba de hacer contratos, cobrar la renta, hablaba con las personas, veía en qué condiciones estaba la casa y cómo la dejaban al retirarse. ¿Por qué ella?, mira, mi papá tiene su empresa, yo mi carrera, mi mamá su negocio y la casa. Entonces la única que tenía esa libertad de subir hasta la casa, hablamos de una distancia de 30 minutos en coche, era ella", explica.La geografía de la Sierra de Santa Catarina es peculiar. Es la zona más pobre de la demarcación y desde los años setenta se conformó por predios irregulares que se legalizaron con el paso de los años.De ahí que sus calles sean asimétricas, con largas curvas, subidas, bajadas y sin señalamientos o letreros. En realidad, la casa de la calle Cedros se localiza a la orilla de la sierra, justo en el límite de Iztapalapa con Tláhuac. Literalmente, José Luis Abarca y María de los Ángeles Pineda, estaban escondidos a orillas del Distrito Federal.La situación del domicilio donde Noemí fue detenida con Yazareth Abarca es diferente, pues se ubica en la colonia Santa María Aztahuacán, en las faldas del cerro, donde las calles son simétricas, amplias y planas.En el inmueble de Cedros hay cuatro recámaras y un cuarto de costura donde, asegura Gabriela, estaban escondidos los Abarca. Si pudo identifi­car este espacio fue por el video de la PGR, gracias a una seña peculiar."Por los clósets, ninguna de las recámaras tenía. Allí es el cuarto de coser de mi mamá, donde guardábamos la ropa de toda la familia, un cuarto con clósets grandes. En ese espacio cosía mi mamá".Para la familia Berumen, los días siguen siendo difíciles más aún cuando la mañana del jueves recibieron una mala noticia: Noemí rechazó al abogado particular que llevaría la defensa de su caso."A las 6 de la mañana nos llamó el abogado, avisándonos que ella rechazó su ayuda para quedarse con el defensor de o­cio.Recibimos el aviso con mucho pesar, no entendemos qué está pasando, por qué ella quiere que las cosas sean así. Mi papá, quien sigue enfermo, dice que ya no puede hacer nada porque la ayuda ahí estuvo. Así que de aquí en adelante tendrá que hacer todo sola y con abogado de o­ficio".Noemí es acusada de presunto encubrimiento, por lo que la PGR determinará su situación ministerial en los próximos días.En la calle Cedros, vecinos y peatones pasan y detienen su caminata para mirar los sellos del "inmueble asegurado".FOTO: MilenioMILENIO DIGITAL/ÉRIKA FLORES