MULTIMEDIOS DIGITAL
30 de junio de 2016 / 12:51 p.m.

Mexicali.- Su sonrisa y entusiasmo caracterizaban a Diana Mía de cinco años; ella fue abusada sexualmente y asesinada por su padrastro.

La historia inició cuando los padres de la pequeña decidieron separarse y su madre se enamoró de Efrén, originario de Mexicali, quien convenció a Diana Esmeralda, madre de la menor, para que se fueran a vivir con él a Baja California.

En Mexicali, los tres vivían a dos cuadras del canal Tulichek, donde fue encontrada sin vida el pasado miércoles 22 de junio.

Con la intención de que su cuerpo se hundiera y no fuera descubierto, sus asesinos lo envolvieron en una cortina de plástico enrollada con cinta gris y encima colocaron una tapa de un depósito sanitario y una roca de concreto atadas a sus extremidades.

Los culpables no imaginaron que el canal se secaría y el cuerpo quedaría a la orilla y a la vista de todos.

La pequeña recibió fuertes golpes en la cabeza, lo que le provocó una fuerte hemorragia; su cuerpo presentaba moretones en los brazos y cuerpo.


                                   EL HALLAZGO

Antes del asesinato, una tía de Dianita acudió a las autoridades, pues sospechaba que la menor no estaba bien; las autoridades nada podían hacer, pues hasta ese momento no se había cometido ningún delito.

El asesinato de Dianita; la amarraron y lanzaron a un canal
Su cuerpo fue encontrado en un canal de agua. | FOTO: ESPECIAL 

Nadie sabía nada de la niña; estaba desaparecida pero su madre no interpuso ninguna denuncia. Las autoridades se comunicaron con su padre y este viajó desde Morelia.

Emprendió el viaje por solicitud de las autoridades, al verla la reconoció de inmediato, se trataba de su pequeña Dianita, su niña había sido asesinada de la forma más cruel y antes de esto había sufrido mucho.

Luego de las primeras investigaciones, agentes del Ministerio Público acudieron al domicilio de los padres, Diana Esmeralda y Efrén, caían en contradicciones repetitivamente. No sabían que su papá venía en camino. Él ya había enviado una foto de Dianita, pero tenía la esperanza de que no fuera. Lamentablemente, se equivocó.