MILENIO DIGITAL
31 de julio de 2017 / 11:02 p.m.

MÉXICO.- La subprocuradora de Baja California, Patricia Ortega, adelantó que de acuerdo con las primeras indagatorias el asesinato del periodista Luciano Rivera no fue una ejecución derivada por su profesión, sino por una pelea personal.

“La primera hipótesis del asesinato es que se derivó de una discusión personal; hasta el momento no tenemos algún dato que los hechos sean a consecuencia de la actividad periodística de la víctima”, dijo.

Aseguró que hasta el momento, la Procuraduría no tiene pruebas de amenazas o alguna carpeta de investigación de donde la víctima estuviera en peligro.

Detalló que el comunicador estaba en un conocido bar de la localidad departiendo con algunas compañeras, cuando los agresores les molestaron.

“Al parecer hubo una discusión respecto a la falta de respeto en contra de una de sus compañeras. Los cinco agresores llegaron juntos en un taxi. Uno de ellos le disparó a Luciano, provocándole una herida en la nariz, que tuvo salida en la parte posterior de la cabeza, que fue la que causó la muerte.

En entrevista con Azucena Uresti, la funcionaria indicó que el detenido está en el ministerio público, ya que en el auto, donde huyó del lugar junto con cuatro hombres más, se encontró un arma de fuego.

Ortega explicó que un casquillo recopilado en la escena del crimen se encuentra en el Banco Estatal de Balística, para realizar las pruebas periciales y detectar si el arma tiene algún antecedente criminal.

Además, dijo, están analizando otras pruebas como videos y entrevistas de varios testigos para afianzar la imputación del detenido.


dat