NOTIMEX
12 de febrero de 2016 / 07:30 p.m.

Ciudad de México.- El Papa Francisco arribó a la Ciudad de México en punto de las 19:17 horas, y fue recibido por el presidente de la República, Enrique Peña Nieto, y su esposa, la primera dama, Angélica Rivera.

Después de saludar de mano al presidente y a la primera dama, el pontífice caminó junto con ellos por la alfombra roja que se colocó para su llegada.

El pontífice fue recibido también por una comitiva de tres niños, vestidos con atuendos tradicionales de México, a los que saludó efusivamente.

Los casi cinco mil asistentes que asistieron al hangar presidencial para recibir al Papa Francisco, ondearon con las manos pañuelos blancos, mientras el resto de las luces se apagaban y algunos artistas mexicanos interpretaban una canción dedicada al sumo pontífice.

El número musical preparado para el Papa continuó con un mariachi, acompañado del bailable de un grupo folklórico.

Contrario a lo que se tenía planeado en el protocolo, Jorge Bergoglio se salió de la alfombra roja y se acercó a las gradas para saludar más de cerca a la multitud que lo aclamaba y le pedía a gritos una bendición.

Tal como lo hizo en el avión, en una imagen que estuvo circulando durante el día, el Papa Francisco se puso un sombrero típico de charro que le pertenecía a uno de los mariachis que habían interpretado algunas canciones momentos antes.

El Papa Francisco y el mandatario Enrique Peña Nieto, luego de hacer varias pausas, caminaron hasta la sala de espera del Hangar Presidencial.

En ese lugar saludaron a integrantes de los consejos de Presidencia y permanente de la Conferencia del Episcopado Mexicano (CEM), así como a los miembros del séquito presidencial y de la comitiva de México.

Una vez que salió del Hangar Presidencial, el pontífice se dispuso a abordar el automóvil papal, para trasladarse a la Nunciatura Apostólica.

En las vallas lo saludaron varias personas con linternas y celulares prendidos, en respuesta a una convocatoria para darle la bienvenida, y también ondearon banderas blancas y amarillas, colores represeativos del Vaticano.

Tras un recorrido largo por la Ciudad de México, el Papa Francisco llegó a la Nunciatura Apostólica, ubicada en la colonia Guadalupe Inn, de la delegación Álvaro Obregón.

El pontífice descansará esta noche en las instalaciones de la representación diplomática de El Vaticano en México, para mañana comenzar su gira oficial por territorio mexicano.​