14 de marzo de 2014 / 06:21 p.m.

México.- La asambleísta del PRD, Angelina Hernández consideró que la contaminación en gran parte de los canales de Xochimilco ha alcanzado niveles de catástrofe por las descargas de aguas contaminadas de unidades habitacionales, hospitales y el Reclusorio Sur.

En rueda de prensa demandó al Gobierno del Distrito Federal y a la delegación Xochimilco instalar un grupo de trabajo que a la brevedad “active iniciativas evaluables en el corto plazo que corrijan la tendencia catastrófica que observamos”.

Hernández subrayó que es urgente concretar el anuncio del jefe de Gobierno Miguel Ángel Mancera, de destinar 12 millones de euros por parte del Gobierno francés y organizaciones conservacionistas, para la conservación y protección de la Zona Patrimonio Mundial Xochimilco, Tláhuac y Milpa Alta.

Acompañada de académicos e investigadores de la Universidad Autónoma Metropolitana, afirmó que "el Reclusorio Sur hace una descarga diaria al río San Lucas que rebasa el millón de litros de aguas negras, que se incorporan al caudal ya contaminado con escurrimientos provenientes de la delegación Tlalpan".

Si se considera sólo la descarga del reclusorio, nos damos una idea de la gravedad de la contaminación ya que la planta de tratamiento de ese reclusorio no funciona, y por ello todo el caudal de aguas negras es enviado directamente al río, sostuvo.

Informó que dicha estimación es resultado de un recorrido reciente por la zona, "aunque probablemente se subestima la descarga diaria, ya que se desconocen los horarios en que se bañan los reclusos o los tiempos cuando lavan su ropa, es decir, las llamadas horas pico".

"Son 30 millones de litros de contaminantes mensuales desde el reclusorio, y probablemente sean el doble o triple desde las zonas urbanizadas de la ribera, lo que nos hace temer una catástrofe ambiental con repercusiones en la calidad de vida de la población que habita y es vecina de Xochimilco", insistió.

Por su parte, los investigadores de la UAM Oscar Monroy, Juan José Santibáñez, Eugenio Gómez y Antonio Bernal, explicaron que junto con representantes de las delegaciones Xochimilco y Tlalpan, iniciaron trabajos exploratorios para diseñar y construir opciones inmediatas para sanear los canales.

Sin embargo, reconocieron que "el tamaño del problema es enorme" y por ello hicieron un llamado urgente a las autoridades a unir esfuerzos e impulsar "acciones de impacto directo y progresivo en el alivio de la contaminación de nuestra base de vida que es el agua de Xochimilco".

Notimex