MILENIO DIGITAL
22 de noviembre de 2017 / 09:25 a.m.

MÉXICO.- Independientemente de quién releve a Agustín Carstens en la gubernatura del Banco de México (Banxico), lo ideal es que el anuncio de la sucesión se hubiera hecho de forma oportuna, porque el no saber quién dirigirá el organismo central abona más incertidumbre a la que ya existe, señaló el Instituto Mexicano de Ejecutivos de Finanzas (IMEF).

“Algo que disminuye la confianza de los inversionistas, tanto locales como extranjeros en nuestro país, tiene que ver con la incertidumbre. Aquí el tema no es a quién nombramos primero o a quién después, sino que los procesos deben de ser institucionales y los tiempos deben ser respetados”, expresó la presidente del IMEF, Adriana Berrocal.

“Seguramente nadie estaría perdiendo el sueño de manera grave si al momento en que el gobernador del Banxico decide aceptar una buena oportunidad de trabajo se ve un proceso ordenado y oportuno de sucesión”.

No obstante, el legado y el balance de la gestión de Carstens en el Banxico es positivo, pues aunque la inflación está arriba del objetivo de 3 por ciento, no tiene que ver con la política del banco central, sino con la decisión de la Secretaría de Hacienda de subir al inicio del año el precio de las gasolinas, así como la liberalización del precio del gas LP y más la fuerte depreciación del tipo de cambio, indicó el presidente del Comité Nacional de Estudios Económicos del IMEF, Gabriel Casillas.

ilp