MILENIO DIGITAL
12 de febrero de 2017 / 08:45 a.m.

CULIACÁN.- La violencia en días recientes en Sinaloa se debe a que ante la ausencia de Joaquín El Chapo Guzmán se desataron pugnas internas por el control del cártel del Pacífico, afirmó Salvador Cienfuegos, secretario de la Defensa Nacional.

En entrevista posterior a un encuentro que sostuvo con el Grupo de Seguridad de ese estado, el funcionario anunció que a partir de mañana reforzarán las acciones para bajar la incidencia criminal, sobre todo en los puntos donde han ocurrido los brotes violentos.

—¿Qué grupos son los que están en disputa aquí en Culiacán? —le preguntaron los reporteros.

—Es la gente que se conoce como el cártel del Pacífico, que ante la ausencia de su líder hoy están peleando quién se puede hacer cargo de la organización —refirió Cienfuegos.

El miércoles pasado, MILENIO informó de una balacera en Culiacán y otra en Navolato, cuyo saldo combinado fue de 10 muertos, entre ellos un marino.

Autoridades precisaron que el enfrentamiento en Navolato tuvo lugar en la sindicatura de Villa Juárez y fue entre presuntos miembros de bandas rivales.

Al día siguiente, en una carta dada a conocer por Azucena Uresti en MILENIO Televisión, los hijos de El Chapo acusaron que sufrieron, junto con Ismael El Mayo Zambada, un atentado planeado por Dámaso López.

Dámaso se convirtió en lugarteniente de El Chapo, luego de que lo ayudó a escapar del penal federal de Puente Grande en 2001.

Los hijos de Joaquín Guzmán refirieron que fueron citados por Dámaso López a una junta, a la que también fue citado El Mayo Zambada, otros de los principales dirigentes del cártel de Sinaloa, al cual también se le llama cártel del Pacífico.

Dijeron que al llegar a la cita fueron baleados, lo que provocó que sus escoltas murieran en el lugar.

En su huida, añadieron, había gente armada pero fueron auxiliados por gente de la zona, por lo que lograron escapar aunque resultaron heridos.

Ayer, luego del encuentro de seguridad que se llevó a cabo en la sede la Novena Zona Militar, los reporteros insistieron ante Cienfuegos:

—¿Solamente los miembros de este cártel (son lo que están en disputa)?

—Me parece que el problema que se está dando es entre ellos —contestó el titular de Sedena.

Puntualizó que el reforzamiento de la vigilancia tiene como objetivo principal “bajar la incidencia, inhibir estos brotes de violencia que se han dado en algunos puntos del estado”.

Para ello, agregó, “vamos a apoyar con más efectivos de las diferentes fuerzas, reorganizar a los efectivos que ya están acá para atender los puntos donde los problemas han crecido”.

Además, “vamos a apoyar mucho material de la propia Secretaría de Seguridad Pública del estado; vamos a atender otros temas que tienen que ver con tecnología para mejorar el actuar de la policía del estado”.

El titular de Sedena negó que el estado esté rebasado por la delincuencia y expuso que estadísticamente la estrategia “va caminando” para lograr los objetivos establecidos, pero el problema es la percepción que tiene la ciudadanía de que la entidad se ha venido violentando.

Al acto asistieron el gobernador Quirino Ordaz, el alcalde de Culiacán, Jesús Valdés; autoridades de la Marina y los delegados de Cisen, PGR y Policía Federal.