30 de junio de 2014 / 12:58 p.m.

Guadalajara.- La especialista Alicia Martínez Gloria dijo que el ayuno prolongado en mujeres embarazadas puede facilitar el desarrollo de hipoglucemia en el bebé, de ahí la importancia de no "saltarse" ninguna comida, en especial el desayuno.

La experta en nutrición adscrita a la Unidad de Medicina Familiar (UMF) 51 del IMSS en Jalisco agregó que el ayuno más prolongado o más largo es de la cena al desayuno, "el bebé crece y no sabe si es de día o de noche, gasta energía y la utiliza para su propio desarrollo, hay que tener mucho cuidado". 

Recomendó a la mujer embarazada tomar su desayuno antes de las 9:00 horas y máximo dos horas después de levantarse para evitar este tipo de riesgos.

Además de evitar que pase más de cinco o seis horas entre una comida y otra, "y en el caso de mujeres con bajo peso al momento de embarazarse pueden incluso indicarse colaciones". 

Detalló que un desayuno saludable debe basarse en la inclusión de alimentos de prácticamente todos los grupos, sin embargo, algunos en menores cantidades que otros.

Comentó que en el 'Plato del Buen Comer', que se le brinda a la mujer embarazada durante sus visitas a la UMF, se le hace saber cuáles son los alimentos que puede comer con libertad y cuales debería restringir.

"En el desayuno también se deben incluir los tres colores del plato del buen comer, es decir, que haya verde, rojo y amarillo como un semáforo, en el verde están frutas y verduras, en el rojo los alimentos de origen animal, y en el amarillo se encuentran los cereales, tortillas, pan integral, etcétera", expuso.

Subrayó que debido a ayunos prolongados, muchas mujeres embarazadas ven su apetito aumentado y esa es una de las razones por las que la ganancia de peso puede ser mayor al considerar que lo primero que desean comer son alimentos ricos en carbohidratos.

Manifestó que la comida debe ser entre las 14:00 y 16:00 horas, mientras que la cena entre las 19:00 y 21:00 horas, depende si la paciente se encuentra durante su proceso en actividad laboral.

Precisó que existe la contraparte respecto a mujeres que aun al estar embarazadas se alimentan de forma incorrecta, debido al temor de ganar demasiado peso, estos casos sobre todo se han observado en adolescentes.

Exhortó a estas pacientes a hacer conciencia de la importancia de llevar una alimentación saludable en el embarazo, "y si se trata de mujeres con bajo peso en el primer trimestre de la gestación se realizan ajustes en su dieta a fin de lograr que tengan un óptimo peso corporal". 

FOTO: Especial

NOTIMEX