ÁNGELICA MERCADO | OMAR BRITO | REUTERS | MILENIO DIGITAL
19 de agosto de 2015 / 04:07 p.m.

Monterrey.- El jefe del Banco de México, Agustín Carstens, dijo que la entidad hará todo lo posible para evitar que la depreciación del peso afecte a la inflación, que se ubica en niveles históricamente bajos.

El funcionario dijo que el Banco de México debe estar vigilante para mantener la inflación baja y estable, y que las medidas adoptadas para proteger al peso están funcionando.

"El Banco de México, tengan la seguridad, hará todo lo que está en nuestro instrumental para que se perpetúe esta circunstancia" de inflación baja y estable, dijo Carstens.

El banco central estima que la inflación permanecerá por debajo de la meta oficial del 3.0 por ciento lo que resta del año, y cerca de ese nivel en 2016.

El principal riesgo inflacionario se encuentra en que la fuerte depreciación que ha venido observando el peso se incremente y se traslade a los precios de bienes.

El peso mexicano, que se ha depreciado casi un 12 por ciento en lo que va de 2015, profundizó el miércoles sus pérdidas y se negociaba en un piso histórico a 16.85 por dólar en ventanillas bancarias.

Respecto al presunto acuerdo entre empresarios y comerciantes, de que tendrán que subir precios ante el impacto del precio del dólar, Carstens dijo que el Banxico "va estar muy vigilante para que la inflación no suba".

Entrevistado luego de participar en la presentación del número 25 de la revista "Pluralidad y Consenso", editada por el Instituto Belisario Domínguez, Carstens dijo que las medidas que ha tomado el Banxico han venido funcionando para que el mercado cambiario funcione adecuadamente; sin embargo dijo que estarán "evaluando permanentemente las circunstancias para tomar las medidas oportunas cuando se requiera".

Reservas internacionales no son una solución definitiva

Respecto al riesgo de que se agoten las reservas, una vez que ya se gastaron cinco mil millones para inyectar liquidez al mercado, Cartens señaló que éstas se acumulan precisamente para usarlas cuando son necesarias, aunque no significan una solución definitiva a estos desequilibrios en el mercado cambiario.

"Por eso necesitamos acompañar esas medidas en el tiempo con otras que vengan a fortalecer el marco macroeconómico del país, medidas de índole monetario, de índole fiscal. Diría que la misma implementación de las reformas estructurales ayudarán porque darán mayor crecimiento al país y eso también tenderá a estabilizar el mercado cambiario y permitirá hacer un uso más adecuado de las reservas", finalizó.