MILENIO DIGITAL 
10 de septiembre de 2015 / 08:48 a.m.

México.- El perito José Luis Torero aseguró que el basurero de Cocula "aporta muy poco" a la investigación del caso Iguala y "no es la base fundamental" del informe que entregó al Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes (GIEI), que concluyó que los estudiantes no fueron incinerados en ese tiradero como afirman las investigaciones de la PGR.

En entrevista, el experto enfatizó que "la única razón" de acudir al basurero fue identificar el contexto, es decir, para conocer la geometría del tiradero y ver los daños generalizados.

"Mi visita al basurero de Cocula tiene una finalidad muy, muy simple, que realmente se reproduce en un par de fotos y una serie de observaciones generales.

"La metodología, como está perfectamente descrita en el informe, prácticamente todo mi trabajo se basa en la información que me proporcionó la PGR, la Comisión (Interamericana de Derechos Humanos) y el equipo argentino de antropología forense, porque ellos hicieron todo el trabajo de campo.

"Desgraciadamente, después de 10 meses el basurero aporta muy poco (...) yo no estaba buscando daños puntuales, porque casi todo había sido removido, lo único que estaba buscando era una observación generalizada que me permitiera descartar la existencia de un incendio de una dimensión como la que se concluye en función a los testimonios de los inculpados", explicó el peruano.

Torero destacó que asistir al basurero es "un pedazo muy pequeño" de toda una investigación que involucra la información que se le proporcionó, y que en total su trabajo duró de mayo a agosto, cuando entregó el informe final.

Aseveró que volvería a participar en la investigación si se lo pidieran y resaltó que no contradice la versión de John DeHaan, experto en materia de incendios, y que Esteban Illades citó en su libro La noche más triste, que asegura que sí fue posible que los normalistas fueran incinerados en el basurero de Cocula.

"Cuando leo los comentarios del doctor DeHaan no me queda claro si estamos hablando del mismo tema. Yo no sé qué información se le ha entregado, en base a qué está haciendo comentarios. Por ejemplo, él dice que yo estoy contradiciendo lo que él dice, pero en ningún momento contradigo lo que él dice. Lo que estoy diciendo es que hay dos tipos de incineración...

"Desgraciadamente yo no sé qué información se le ha dado al doctor DeHaan, yo no he interpretado esos resultados. Entonces, no sé dónde está esa malinterpretación, no sé realmente qué información está leyendo, qué parte de mi informe se le ha entregado", dijo.

Especialistas de la PGR que participan en las investigaciones enfatizaron que los "ensayos" del perito peruano con relación al fuego "carecen de rigor científico y metodología".

Abundaron que éstos contienen "cálculos desde la teoría", pretenden "desvirtuar análisis serios" y algunos de sus resultados parten de una visita "de 20 minutos" al lugar, 10 meses después de la conflagración.

En un análisis que puntualiza una decena de omisiones y "cálculos contradictorios", que dan como resultado un informe "subjetivo y especulativo", personal de la PGR presente en la inspección independiente disecciona así el documento preparado por el perito peruano.

Por su parte, y en respuesta al informe que entregó Torero a los expertos nombrados por la CIDH, el especialista norteamericano John DeHaan enfatizó que malinterpretó sus resultados.