NOTIMEX
1 de agosto de 2016 / 06:18 p.m.

La Paz.- Una egresada de la carrera de Biología Marina de la Universidad Autónoma de Baja California Sur (UABCS) resaltó la importancia del marcaje en el seguimiento de la población de la tortuga prieta en Bahía Magdalena, en una zona de alimentación y crecimiento.

La titulada de la UABCS, Alejandra del Carmen Azanza Alfaro, llevó a cabo su investigación sobre captura y recaptura del quelonio, como parte de su tesis de licenciatura dirigida por Gustavo Hinojosa Arango.

El objetivo de la investigación, realizada por Azanza Alfaro, fue evaluar la utilidad práctica del monitoreo por captura-recaptura, realizado entre junio de 2000 y diciembre de 2010.

Asimismo, determinar la efectividad de este método en proporcionar información sólida para implementar estrategias de protección para esta zona de reclutamiento.

Los resultados muestran que el 96.21 por ciento de la población de tortugas prietas en la zona se compone de individuos juveniles, lo que indica que las condiciones naturales son propicias para que cada año se recluten juveniles.

No obstante, la mortandad de la especie por consumo ha sido identificada como un problema que pone en riesgo la estabilidad de la población.

Se encontró que el porcentaje de recaptura, en los años que engloba el estudio, es 34.25 por ciento, a 50.34 por ciento.

A las tortugas marcadas, se les pudo rastrear al menos 365 días, siendo la máxima permanencia de marcas registrada de 7.8 años (2 mil 836 días).

Asimismo, se observó un reclutamiento de juveniles constante, los cuales presentan una alta fidelidad a sus localidades de alimentación (87.41 por ciento de los individuos recapturados estaban en la misma localidad de primera captura).

La investigadora destacó que el éxito del marcado puede ser variable por la influencia de diversos factores, sobre todo si no se evalúan previamente condiciones como la permanencia de las marcas y el porcentaje de recaptura posible con este método.

No obstante, a partir del seguimiento de tortugas prietas en BM mediante esta metodología, se pudo conocer que la región es una zona importante de reclutamiento y los juveniles que llegan pueden pasar hasta 20 años antes de alcanzar la madurez sexual.

Por lo que, aseguró Azanza Alfaro, el estudio deja clara la importancia de esta técnica para el seguimiento de la población de tortugas prietas, así como la necesidad de que la información generada impacte en los planes de manejo.

En Baja California Sur, dijo, se encuentran cinco especies de las siete existentes. La tortuga prieta es una de ellas y llega a estas costas para alimentarse.

Aunque los esfuerzos de conservación iniciaron en la década de los 70, “esta especie sigue clasificada por la NOM-059-SEMARNAT-2010 como especie en peligro de extinción”.

Por lo anterior, concluyó, es fundamental establecer herramientas como el marcaje en el seguimiento de esta población, ya que permite identificar a cada organismo, además de que se logra obtener información clara de individuos y poblaciones.