16 de octubre de 2014 / 03:34 p.m.

Cuernavaca.- Benjamín Mondragón Pereda, 'El Benjamón', jefe de plaza de Guerreros Unidos, era uno de los dos objetivos principales de captura en Morelos, para combatir el tráfico de drogas, el secuestro y la extorsión, dijo el comisionado Estatal de Seguridad (CES), Alberto Capella Ibarra.

 

El funcionario estatal destacó que con la muerte de 'El Benjamón' se diluye casi por completo la operación de esa organización criminal en la entidad.

Indicó que tras la muerte de Mondragón, el siguiente objetivo –que a su vez era el principal- es la detención de Santiago Mazari Hernández o Santiago Mazari Miranda líder de Los Rojos, cártel que se disputa con Guerreros Unidos la hegemonía criminal de Morelos.

"No esperamos reacciones violentas... cuando una víbora es descabezada el cuerpo deja de moverse, y en este caso, (Guerreros Unidos) ya era una organización sumamente debilitada en el estado de Morelos, (y) eso finalmente motivó a este personaje (Benjamín Mondragón) a quitarse la vida porque ya sabía, ya estaban (los de su grupo) mentalizados a la cantidad de golpes que se estaban dando de forma contundente...", afirmó el funcionario.

Capella Ibarra expresó que el municipio donde se escondía Mondragón era la sede delictiva de Guerreros Unidos en Morelos. Se comprobó, por eso la urgencia de que dicho municipio de sumara a la estrategia del Mando Único policiaco, porque se había también detectado que la operación de ese grupo criminal contaba con el apoyo de policías de esa región.

Reconoció que en Guerrero, dicho grupo criminal mantiene operaciones y capacidad de fuego importantes, particularmente en la ciudad de Iguala, por lo que fue necesario "blindar" las fronteras estatales para evitar el llamado "efecto cucaracha".

"En el caso de lo que aquí en Morelos ha sucedido, pues el personaje que cayó ayer era el segundo objetivo que estábamos buscando, sabíamos que ('El Benjamón') estaba disminuido, sus capacidades, en cuanto al trasiego de drogas, el control de las narco tienditas, y la ejecución o realización de otras actividades ilícitas, ya no se manifestaba con tanta contundencia, y veíamos un rol más protagónico de "Los Rojos", dijo.

Admitió que aún falta mucho por hacer, porque son organizaciones que tienen decenas de personas a su servicio, " (pero) hay que evitar que estos personajes tengan condiciones para operar".

FOTO: EspecialMILENIO DIGITAL/DAVID MONROY