MILENIO DIGITAL
17 de diciembre de 2016 / 04:15 p.m.

CUERNAVACA, MORELOS.- El presidente municipal de Cuernavaca, Cuauhtémoc Blanco, aseguró que sus detractores de la política estatal buscan "generar un conflicto social" en la ciudad, y con ello justificar la violación de la soberanía municipal como el ingreso de la policía al ayuntamiento, la inoperancia del gobierno y un clima enrarecido por la confrontación entre ciudadanos.

Tras su primera noche de su huelga de hambre que inició anoche en el atrio de la Catedral de Cuernavaca, Blanco llamó a los diputados locales y a los regidores que reconsideren la campaña política y jurídica en su contra, "y que si en verdad aman a Cuernavaca como dicen", pues que se sumen a ese proyecto "y nos pongamos a chambear juntos".

"A los diputados yo les quiero decir que reconsideren esto (el juicio político) y a los regidores igual. Ellos no tienen consideración.

Súmense a este proyecto. Si los diputados dicen que aman a Cuernavaca, pues vamos a hacerlo (trabajar), vamos a ponernos a "chambear", puntualizó.

Blanco pasó la noche en el atrio de la Catedral de Cuernavaca, donde estuvo acompañado por siete miembros de su gabinete legal, y varios funcionarios de segundo orden como directores generales y coordinadores.

El regidor espera hoy la visita del obispo, Ramón Castro Castro y el rector de la Universidad Autónoma del estado de Morelos (UAEM), Alejandro Vera Jiménez.

La protesta que Blanco encabeza es apoyada por algunos que se han acercado a darle palabras de aliento y pedirle que no permita que lo destituyan.

El rostro de Blanco denota cansancio y el desvelo, pero aseguró que se mantendrá hasta el final porque "no es un asunto mío, es una protesta por los ciudadanos. Tengo que salir adelante, no voy a parar porque esto (el juicio político) es una injusticia. Quieren seguir fastidiando a la gente".

En entrevista exclusiva, el ex futbolista aseguró que tiene confianza en que saldrá airoso del proceso legal que enfrenta, no sólo porque "no tengo nada de que me puedan acusar", pero también porque sus abogados trabajan para interponer los recursos jurídicos correspondientes.

Aseguró que tal es el encono de sacarlo de la presidencia municipal de Cuernavaca, que "si libramos esta, me van a querer meter otra (demanda o denuncia) y luego otra, y luego otra", no obstante, no va a renunciar a su puesto.

Antes, en una rueda de prensa, Cuauhtémoc aseguró que una vez que retome sus actividades, destituirá al secretario de Seguridad e Cuernavaca, Jesús Pérez Abarca, quien ordenó la toma del Ayuntamiento y no tomó en cuenta las indicaciones de su superior jerárquico que es el presidente municipal de Cuernavaca.