milenio digital
26 de septiembre de 2016 / 07:52 a.m.

MÉXICO.- La "verdad histórica" que asegura que los 43 normalistas de Ayotzinapa fueron ejecutados y calcinados en el basurero municipal de Cocula a manos de sicarios de Guerreros Unidos, cuyas cenizas y restos óseos lanzaron al río San Juan, "dejó de ser la única" hipótesis para la Procuraduría General de la República (PGR) sobre el destino de los jóvenes.

Funcionarios de primer nivel del gobierno federal dijeron que en la segunda etapa de la investigación del caso Iguala, bajo la dirección de la procuradora general de la República, Arely Gómez González, se atienden nuevas líneas de indagación.

Algunas de estas hipótesis, subrayaron, surgieron de propuestas que hicieron los padres de las víctimas; otras son planteamientos que dejó el Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes (GIEI) y algunas son de la Oficina de Investigación del Caso Iguala.

Actualmente, abundaron, la PGR utiliza la tecnología denominada LiDAR, que es de la más avanzada tecnología fabricada en Rusia como en Alemania, con la que se busca descubrir fosas clandestinas o cavidades donde pudieran estar los cadáveres de los normalistas.

Para localizar a los estudiantes, también se recibe el apoyo del Buró Federal de Investigación (FBI por sus siglas en inglés).

El sistema LiDAR "ha permitido a la PGR contar con imágenes tridimensionales, infrarrojas, térmicas y de curvas de nivel, que han conseguido aeronaves que sobrevolaron los municipios de Iguala, Cocula y Huitzuco, fotografías que después son revisadas "cuadrante por cuadrante" por expertos.

Hasta el momento, la PGR cuenta con 100 zonas, denominadas polígonos de búsqueda en los que se presume pueden existir fosas clandestinas.

"Es un trabajo laborioso que requiere de especialización; hay un grupo de peritos encargados las 24 horas del día en ese tema; la PGR todavía quiere apoyarse con personas más especializadas en la materia y que ya han trabajado con esa tecnología (LiDAR)", comentaron los funcionarios consultados.

La tecnología LiDAR, puntualizaron, es importante para la investigación, porque "cada vez se está en el proceso de examinar cada una de las imágenes recabadas durante los sobrevuelos que se efectúan en Iguala, Cocula y Huitzuco.

La información que obtiene la PGR, aseguraron los funcionarios, se venía transmitiendo a los padres de familia y a sus representantes legales (antes de que estos abandonaran las reuniones que se hacían cada mes con funcionarios de PGR) "sin ningún reparo, aún con el riesgo de que la difusión que pudiese hacerse de esos datos pueda complicar los próximos pasos de la institución"; añadieron que "se ha preferido obrar con total transparencia, de no tener ningún límite de darles a los padres la información que se recaba".

El sistema LiDAR se utilizó en la barranca conocida como La Carnicería, en Cocula, así como el ejido Tijeritas, en Iguala, este último donde se encuentra el rancho que habitaba Gildardo López Astudillo, El Gil, supuesto jefe de sicarios de Guerreros Unidos que presuntamente ordenó la ejecución y quema de los normalistas el 26 y 27 de septiembre de 2014.

La PGR ahora está a la espera de que los padres de los normalistas regresen a la mesa del diálogo para explicarles que con el sistema LiDAR detectaron 60 nuevos sitios de búsqueda de fosas clandestinas, pues durante la última reunión se les habló solo de 40, por lo que hoy suman 100; en esos sitios se tratará de establecer si hay restos de los estudiantes.

Asimismo, mencionaron que hace unos días, las autoridades de la PGR también se reunieron con el pleno de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), organismo que reconoció la voluntad de la dependencia federal por llevar la pesquisa de la mano de los padres y con total apertura.

México, enfatizaron, aún está a la espera de que la Comisión Interamericana determine el seguimiento del caso.