MILENIO DIGITAL
6 de abril de 2017 / 08:13 a.m.

Alfredo Beltrán Leyva, El Mochomo, uno de los líderes del cártel de los Beltrán Leyva fue sentenciado en EU a cadena perpetua y al pago de una multa de 529 millones de dólares.

El 21 de enero de 2008, fuerzas especiales del Ejército capturaron en Culiacán, Sinaloa, a Alfredo Beltrán, quien fue identificado como uno de los presuntos líderes de La Federación o cártel de Sinaloa, encargado de dirigir las operaciones de transporte de droga, lavado de dinero y cooptación de funcionarios públicos en seis entidades del occidente y norte del país, cuando aún estaban aliados con Joaquín El Chapo Guzmán e Ismael El Mayo Zambada.

El Mochomo, de 46 años, fue acusado el 24 de agosto de 2012 por conspirar para distribuir cocaína y metanfetamina para su importación en EU.

El acusado fue extraditado el 15 de noviembre de 2014 y se declaró culpable el 23 de febrero de 2016 ante el juez Richard J. Leon, del Distrito de Columbia, juzgador que este miércoles le impuso la citada condena.

El procurador general asistente, Kenneth A. Blanco, de la División Criminal del Departamento de Justicia, dijo que durante más de una década el acusado ordenó al cártel de los Beltrán importar toneladas de cocaína y metanfetamina a EU y dirigió una campaña de violencia y temor que atrapó a varias comunidades.

“A través de una estrecha cooperación con nuestros homólogos extranjeros, EU llevó a este narcotraficante internacional a la justicia, interrumpió significativamente el flujo de narcóticos hacia EU y frenó la marea de destrucción causada por este violento cártel”, señaló Blanco.

En su audiencia de declaración de culpabilidad y durante las conferencias previas al juicio, el gobierno presentó pruebas de que desde principios de la década de 1990 hasta su acusación en agosto de 2014, el señalado era el responsable de importar múltiples toneladas de cocaína y metanfetamina.

Beltrán Leyva admitió que él y su organización obtuvieron la droga de proveedores sudamericanos; que su organización ayudó a financiar y los enervantes fueron transportados a México vía aire, tierra y mar.

Una vez que la cocaína llegó a México, el cártel la transportó a puntos claves, incluyendo a Culiacán, que también fue el punto central para la recolección de miles de millones de dólares provenientes del narcotráfico en EU.

En la sentencia, el gobierno mostró que la organización usó armas y llevó a cabo actos de violencia, incluyendo asesinatos, secuestros, torturas y recaudaciones violentas de deudas de drogas, para sostener la operación de importación de drogas.

El 30 de mayo de 2008, EU añadió al cártel de los Beltrán a la Lista de Nacionales Especialmente Designados y Bloqueados de la Oficina de Control de Activos Extranjeros del Departamento de Hacienda.