MILENIO DIGITAL 
25 de julio de 2017 / 09:12 a.m.

MÉXICO.- Moisés Mansur Cysneiros es hoy la pieza clave que falta para que la Procuraduría General de la República (PGR) complete la indagatoria contra Javier Duarte por los delitos de lavado de dinero y delincuencia organizada.

Este empresario fue el principal prestanombres del ex gobernador de Veracruz, y, de acuerdo con la PGR, era el encargado de “operar las instrucciones” de Duarte para el resto de los cómplices en esta presunta red criminal, a la cual se le atribuye el desvío de “millonarias cantidades” de dinero del erario.

Este personaje también era el representante jurídico de Consorcio Brades, una de las dos principales empresas fachadas, a través de las cuales el ex priista y sus prestanombres consiguieron lavar dinero.

Las hermanas Nadia Isabel Arzate Peralta y Elia Arzate Peralta, quienes sirvieron como accionistas de esta compañía fantasma ya fueron detenidas e incluso sentenciadas a poco más de tres años de prisión por el mismo juez Gerardo Moreno García que vinculó a proceso a Duarte.

De acuerdo con la indagatoria del Ministerio Público de la Federación, Consorcio Brades fue fondeada por medio de siete empresas fachada, las cuales a su vez recibieron recursos del gobierno de Veracruz que Duarte les facilitaba.

Tan solo en la venta de cinco de nueve parcelas en el ejido de Lerma, Campeche, Mansur Cysneiros, a través de Consorcio Brades, recibió “un pago parcial” de 223 millones de pesos, según consta en la imputación contra el ex priista.

Este monto de venta correspondió a un sobreprecio de “15 mil por ciento”, ya que en la compra de estos terrenos, el empresario pagó poco más de un millón 600 mil pesos.

Las autoridades ministeriales destacaron que para obtener estas parcelas tuvo que hacerse pasar como ejidatario, y se convirtió en el “campesino Mansur”, mencionó irónico el titular de la Seido, Israel Lira Salas, durante la audiencia de vinculación del sábado pasado.

En la carpeta de investigación también se detalla que este personaje adquirió para Duarte más de una decena de propiedades en el país en entidades como Veracruz, Estado de México, Guerrero y Ciudad de México.

En Veracruz, el empresario fungió como prestanombres del ex priista para el rancho La Macedonia y el predio La Macaia, ubicados en los municipios de Tres Valles y Cosamaloapan, respectivamente.

De igual forma sirvió de testaferro de Duarte para un lote de terreno localizado en la población Las Mesas en el municipio de Valle de Bravo, Estado de México. Posteriormente Mansur Cysneiros vendió una tercera parte de este inmueble a José Juan Janeiro Rodríguez y a Rafael Gerardo Rosas Bocardo.

También consta en la carpeta de investigación que adquirió para el ex priista un departamento localizado en el exclusivo conjunto Finestre en Ixtapa Zihuatanejo, Guerrero, así como otro más en Ciudad de México, en Campos Elíseos número 71 bis, colonia Polanco.

El Ministerio Público de la Federación también tiene indicios de que este personaje abrió cuentas bancarias en Suiza, por lo que ya solicitaron la asistencia jurídica internacional a ese país, pues se cree que en ella “hay posibilidad de identificar más recursos” desviados de las arcas del gobierno de Veracruz.

Durante la citada audiencia de vinculación del sábado pasado, un agente del Ministerio Público de la Federación enfatizó que Mansur Cysneiros “no tarda en comparecer ante el juez”, pues éste tiene vigente una orden de aprehensión por los delitos de lavado de dinero y delincuencia organizada.

Lo último que se conoce respecto a su paradero es que se encontraba en Canadá.

Este empresario es, sin duda, una de las personas más cercanas al ex priista, a quien conocía desde hace más de 20 años cuando cursaban la carrera de Derecho en la Universidad Iberoamericana.

Cuando visitaba el estado igual vivía en Casa Veracruz, la residencia oficial de los gobernantes, o estaba presente en las reuniones de gabinete, según reveló en su declaración ministerial Arturo Bermúdez Zurita, ex secretario de Seguridad Pública durante la gestión de Duarte.

Se supo que incluso en 2006 Mansur Cysneiros nombró en su testamento como “único y universal” heredero a Duarte, pero fue revocado en 2010.


mmr