13 de julio de 2014 / 03:51 p.m.

México.- La Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE) reventó en Oaxaca y Michoacán la aplicación de la primera edición del examen de Oposición para el ingreso al nivel básico del Sistema Profesional Docente, estipulado como obligatorio en el artículo tercero de la Constitución, a partir de la reforma educativa aprobada el año pasado.

En Oaxaca, la Secretaría de Educación estatal determinó posponer el examen por falta de condiciones de seguridad, luego de que profesores de la sección 22 determinaron tomar las sedes y sabotear el proceso.

Los maestros se concentraron y movilizaron desde las siete de la mañana y lograron tomar los cuatro espacios regionales para evitar que los aspirantes a mil 163 plazas realizaran sus evaluaciones.

El líder de la sección 22, Rubén Núñez, aseveró que las acciones estuvieron enmarcadas en su lucha, para evitar que la reforma educativa federal se aplique en Oaxaca.

En ese sentido, acusó a la presidenta del Instituto Nacional de Evaluación Educativa (INEE), Silvia Schmelkes, de 'fascista', por querer imponer en la entidad una determinación unilateral que daña los derechos y conquistas laborales de su gremio.

"El magisterio democrático oaxaqueño, aglutinado en la sección 22, manifiesta que estamos contra este tipo de evaluaciones estandarizadas, pues en la práctica se está desechando y marginando a las escuelas normales del país, que nacieron, precisamente, para formar de manera íntegra a los futuros docente que México necesita.

Desechar a las normales demuestra que los burócratas que mal dirigen la educación no conocen el papel que juegan estas instituciones", consideró.

En tanto, en Michoacán los dos mil 492 participantes se vieron imposibilitados para concursar, ante la determinación de la SEP de suspender la prueba, tras argumentar que tampoco había condiciones.

Desde temprano los aspirantes se toparon con letreros en las puertas de acceso de las cinco sedes que anunciaban que la aplicación de la evaluación se suspendía.

Los aspirantes, quienes permanecieron en las inmediaciones de los planteles sedes, manifestaron su inconformidad, toda vez que un alto porcentaje de ellos proviene de municipios alejados de la capital michoacana.

De acuerdo con datos de la Secretaría de Educación del estado, en la evaluación iban a participar alrededor de 2 mil 492 aspirantes, quienes cumplieron en tiempo y forma con sus trámites de registro; mientras, un total de 990 egresados normalistas que iniciaron el registro no completaron la documentación, quedando fuera de la prueba automáticamente.

ISRAEL NAVARRO