18 de junio de 2014 / 04:17 p.m.

México.- El Instituto Nacional de Cancerología (Incan) y el Cancer Treatment Centers of America (CTCA) firmaron ayer un convenio de colaboración que le permitirá al instituto mexicano brindar una atención personalizada a sus pacientes para contribuir en la mejora de su calidad de vida y sistema inmunológico, además de reducir los tiempos de espera para recibir tratamiento.

"Esta colaboración lleva a mejorar la atención, brindar más confort al paciente, que lejos de sentir que está ingresando a una institución de salud, a un hospital, está ingresando a un hotel. Pensamos en el color (de los muros), los espacios, el nivel de atención que se está dando realmente le crean un confort al paciente", señaló Abelardo Meneses, director general del Incan.

Como parte del convenio firmado entre Meneses y Peter Yesawich, director de Desarrollo del CTCA, también se abre la oportunidad de que pacientes mexicanos puedan ser trasladados a las instalaciones en Arizona, aunque esa posibilidad todavía la están analizando.

"Una de las ventajas de este convenio es poder ofrecerle a los pacientes la tecnología que no existe aquí, que puedan ir a Estados Unidos a recibir su tratamiento. Estamos dando los primeros pasos y eso tendrá que definirse conforme pasen unos meses o quizá un año", detalló Yesawich.

De acuerdo con el director general del Incan, la atención en Estados Unidos se brindaría solo en caso de un grupo de enfermedades o marcadores genéticos, "que no contamos con la infraestructura aquí en México" para brindar el tratamiento.

Además, Meneses acotó: "Esperemos que sean mínimos porque estamos fortaleciendo el área de genómica en el instituto".

El CTCA es una organización privada estadunidense que coordina cinco hospitales donde los pacientes reciben atención personalizada por parte de un equipo interdisciplinario que analiza desde la dieta que deben consumir y la ambientación de los cuartos, con el fin de contrarrestar posibles depresiones, hasta los métodos de tratamiento más adecuados para cada paciente.

"Cuando nosotros visitamos los hospitales que pertenecen a estos centros en Arizona vimos esa calidez, un trato humano hacia los pacientes, lo que nosotros indiscutiblemente hacemos; sin embargo, creemos que hay una oportunidad en la que podemos mejorar los procesos de atención”, señaló el director del Incan.

De esa manera, el convenio también establece desarrollar un programa de intercambio profesional que incluye a médicos especialistas, enfermeras y administrativos, con el propósito de hacer una transferencia de conocimiento de mejores prácticas en cuanto a la adopción de tecnologías, empoderamiento del paciente, desarrollo de programas nutricionales y uso de medicina naturopática.

“Es una manera en la que nuestros médicos pueden aprender de centros que tienen mayor volumen de pacientes y que cuentan con más tecnología, para incorporarla en nuestros tratamientos. Pero queremos que la relación sea un ir y venir de lo que ellos saben y de lo que nosotros podemos aportarles, porque sin duda tenemos experiencia de algunos tumores, más que ellos”, comentó Laura Suchil, jefa del Departamento de Vinculación Institucional del Incan.

La plantilla del Incan es de 130 especialistas en todas las disciplinas, es decir, cirujanos, oncólogos médicos y radioncólogos, entre otros, así como un grupo de 600 enfermeras.

En entrevista con MILENIO, luego de firmar el convenio de colaboración, Meneses detalló que el Incan recibe anualmente entre 9 mil y 10 mil pacientes, de los cuales en 40 por ciento de los casos se comprueba que no padecen cáncer.

De los aproximadamente 5 mil pacientes diagnosticados con la enfermedad, 70 por ciento llega al instituto en etapas muy avanzadas, por lo que el director del Incan destacó la necesidad de acelerar los procesos de diagnóstico e inicio de los tratamientos, algo a lo que contribuirá el convenio con el CTCA.

“Una de nuestras metas es que una vez que el enfermo fue aceptado en el Incan, no rebasen dos meses para el inicio de su tratamiento… que en todos los servicios, pese a que tenemos una gran cantidad de pacientes, logremos que no se rebasen los dos meses para atenderlos”, señaló Meneses.

Luego de firmar el convenio, Peter Yesawich y Abelardo Meneses realizaron un recorrido por la nueva torre de hospitalización del Incan, la cual será inaugurada en agosto.

Científicos japoneses realizan una serie de ensayos clínicos para intentar, mediante la administración de una proteína específica, regenerar la médula espinal de personas que hayan perdido movilidad por lesiones.

El equipo de expertos liderado por Masaya Nakamura, profesor de la Universidad de Keio, pretende reparar lesiones en la médula espinal a la altura del cuello, informó ayer la cadena pública NHK.

A los pacientes se les administrará cinco veces factor de crecimiento de hepatocitos (HGF) en las 78 horas siguientes a haber sufrido la lesión. Esa proteína ayuda a la regeneración del tejido nervioso.

El equipo realizó pruebas con monos y explicó que éstos recuperaron la capacidad de asir objetos ocho semanas después de que se les inyectara la proteína.

Los investigadores revisarán a los pacientes seis meses después de la administración del HGF para certificar si existe una mejora. Se espera que las pruebas se puedan realizar a 48 pacientes durante los próximos dos años.

El profesor Nakamura indicó que si los ensayos tienen éxito, personas destinadas a quedar postradas en cama de por vida podrían volver a caminar por sí mismas

FOTO: Especial

AGENCIAS