22 de abril de 2014 / 06:40 p.m.

México.- Con proyectos de captación de agua de lluvia incrementarán el doble la producción de Maíz y Frijol en las zonas de temporal en México porque se evitarían las pérdidas que se tienen en estos cultivos por la falta de agua, es decir a causa de la sequía, lo aseguró en entrevista Manuel Anaya Garduño, director del Centro Internacional de Capacitación en Sistemas para Aprovechamiento de Agua de Lluvia del Colegio de Posgraduados (Colpos), quien señaló que el país ya tiene la tecnología para la captación de agua de lluvia, pero falta multiplicarla en los estados donde hace falta.

Resaltó que cuando se dan dos riegos de auxilio en la época más crítica, por ejemplo en Maíz, se puede pasar de una y media tonelada por hectárea a tres toneladas en la misma superficie, “o sea se puede duplicar la producción”.

Resaltó que en México hay un programa de agricultura de temporal tecnificada que depende de Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación (Sagarpa) y también hay obras de conservación de suelo y agua para dar riego de auxilio en frutales, “se está haciendo pero no a gran escala, lo que falta es que se multiplique”.

Mencionó que en frijol se han llegado a tener pérdidas del 40 por ciento de la superficie por falta de agua y en Maíz del 20 por ciento por sequías, así que el aprovechar el agua de lluvia nos permite mitigar los efectos este fenómeno climático.

“La tecnología ya está en México pero falta que se difunda más, que se aplique más, eso nos permitiría duplicar la producción en maíz y frijol sin ningún problema”.

Hablando de maíz tenemos estados como Guanajuato, Jalisco, Michoacán, San Luis Potosí, Estado de México y Puebla, donde el rendimiento es bueno, pero se puede mejorar, “todavía hablamos de un promedio de dos tres toneladas, pero se podría llegar a cinco toneladas por hectárea”.

En estas entidades federativas la lluvia es adecuada, pero faltan hacer obras de conservación de la humedad del suelo, aplicar composta, materia orgánica, y captación de agua de lluvia, porque con esto se puede duplicar la producción, porque la falta de agua y fertilización del suelo son los factores limitantes.

Además, hay que hacer fábricas de carbono, donde cada municipio, cada población tenga su fábrica de composta, de abono orgánico, aplicarlo al suelo y eso ayuda también a retener más humedad en el suelo por consiguiente, más agua.

Con una inversión de cinco mil pesos por hectárea se puede aumentar el contenido de materia orgánica y aumentar la capacidad de almacenamiento de agua de lluvia, lo que no es muy caro y se pueden tener beneficios desde el primer ciclo.

Notimex