MILENIO DIGITAL/JUAN JOSÉ GARCÍA Y NORMA PONCE
1 de julio de 2015 / 09:51 a.m.

Chihuahua.- Agentes ministeriales detuvieron en Ciudad Juárez, Chihuahua, a tres hombres armados cuando remolcaban un coche bomba con la capacidad de destruir 40 metros a la redonda.

El fiscal general del estado, Jorge González Nicolás, precisó que al detectar el explosivo pidieron el apoyo de autoridades militares, cuyo personal desalojó a las familias que habitaban en dos manzanas a la redonda del lugar de donde se localizó el automóvil.

Dio a conocer que fueron decomisados dos explosivos conocidos como “ANFO”, que estaban empaquetados como “salchicha”, con un compuesto de nitrato de amonio de alto impacto.

"Al mezclarlo con una pequeña cantidad de combustible hubiera generado una explosión en un área de 40 metros a la redonda, ocasionando daños mortales y en inmuebles. El material es utilizado por empresas dedicadas a la demolición", explicó el funcionario.

En conferencia de prensa, acompañado por el titular de la Policía Estatal Única, Pablo Ernesto Rocha Acosta, el fiscal abundó que también incautaron dos frascos con acelerante y tres baterías.

Precisó que el aseguramiento fue realizado el domingo pasado en las calles Volcán Ubinas y Volcán Fuji, de la colonia Parajes de San Isidro, donde los agentes ubicaron en actitud sospechosa a tres hombres —que portaban armas de fuego y traían varios envoltorios de mariguana— empujando un vehículo Volkswagen de modelo antiguo.

Al revisar el coche —un Beatle rojo, con placas 587 SF8 de Chihuahua—, los ministeriales encontraron la bomba, por lo que detuvieron a los hombres.

Se trata de Jesús David Aguilera Molina, de 19 años; Carlos Jesús, de 17, y Daniel Aguilera Juárez, de 38. Mientras eran sometidos, llegó una mujer, identificada como Martha Graciela Molina Buendía, de 40 años, para defenderlos. Sin embargo, también fue arrestada porque portaba varias dosis de mariguana.

González Nicolás señaló que además junto con los dos explosivos había también 10 centímetros de mecha lenta, dos frascos de acelerante transparente, tres baterías alcalinas de nueve voltios y pedazos de cable.

Asimismo, cuatro caimanes eléctricos, un extinguidor, una pistola calibre .380 mm, un arma larga de juguete tipo AR 15, 99 cartuchos balísticos, un cargador metálico, unas esposas metálicas plateadas y un radio de comunicación portátil.

Los tres adultos fueron consignados a la Procuraduría General de la República, mientras que el menor fue puesto a disposición de la Unidad de Adolescentes Infractores de la fiscalía estatal para iniciar su consignación.

El 15 de julio de 2010, integrantes de la organización delictiva La Línea, estallaron un coche bomba en las avenidas 16 de Septiembre y Bolivia, por el cual hubo varias muertos, caso que hasta ahora continúa impune.