6 de mayo de 2014 / 07:48 p.m.

Reynosa.- Al menos 38 centroamericanos que viven en esta frontera buscan legalizar su residencia en territorio nacional, afirmó el director del Instituto Tamaulipeco para los Migrantes (ITM), Juan José Rodríguez Alvarado.

El funcionario del ITM refirió que en coordinación con el Instituto Nacional de Migración (INM) llevan a cabo un programa de regularización de extranjeros, en su mayoría originarios de países de Centroamérica.

Señaló a Notimex que través de este programa, se busca legalizar la estancia de personas que se encuentran en esta frontera sin la documentación legal para hacerlo.

En Reynosa, por ser una de las fronteras más dinámicas del país, el flujo migratorio es elevado y en muchas ocasiones las personas que llegan a esta localidad con la intención de internarse a Estados Unidos deciden quedarse a vivir en esta zona, dijo.

Resaltó que en la actualizad no se tiene una estadística exacta sobre el número de personas originarias de países de Centroamérica que radican en esta localidad, pues "muchos no se acercan ni al ITM ni al INM por temor a ser deportados".

Rodríguez Alvarado indicó que a través del programa de regularización se busca que estas personas puedan legalizar su estancia en territorio nacional y así facilitarles su ingreso al mercado laboral.

"Se busca que aquellos extranjeros que comprueben tener vínculos con personas mexicanas, así como buena conducta, puedan dejar de estar viviendo de manera irregular y contar con seguridad jurídica", detalló.

Manifestó que actualmente son 38 personas, originarias de países de Centroamérica, quienes han manifestado su interés de poder regularizar su estancia en territorio nacional.

Enfatizó que además de conseguir una residencia legal, los extranjeros que logren ingresar al programa de regularización migratoria, podrán accesar a mejores oportunidades laborales y sociales.

Algunos de los requisitos que requieren cumplir los aspirantes a legalizar su estancia en México son que sean cónyuges de personas mexicanas, que tengan algún parentesco consanguíneo en primer grado, o por lo menos un año de vivir en unión libre con una persona mexicana, entre otros.

"Si ya tienen las condiciones para estar avecindados en esta frontera no serán deportados, al contrario si demuestran tener vínculos con mexicanos el INM les facilita el trámite", expuso.

NOTIMEX