MULTIMEDIOS DIGITAL
22 de agosto de 2016 / 06:13 p.m.

CHIHUAHUA.- Ya que no ha cometido ningún delito, el gobernador de Chihuahua descartó que vaya a terminar en la cárcel, luego de las acusaciones de corrupción que existen en su contra.

"Yo estoy absolutamente claro de lo que he hecho, estoy con los pies en el piso, y sobre todo, la frente en alto", dijo en entrevista con Carlos Loret de Mola.

El funcionario dijo que sus propiedades que datan desde 1988, y fueron adquiridas entre él y su familia, y son previas a que fuera gobernador.

"Tengo estados de cuenta de 1989 a 1995 con una circulación en mis cuentas, en Estados Unidos regresan los cheques que uno gira, por más de 500, 800 mil dólares mensuales, los tengo desde esas fechas. Yo nunca estuve en la administración pública, jamás fui parte del Ejecutivo hasta el 2010", explicó.

Negó ser accionista de un banco y dijo que ya declaró ante la Procuraduría General de la República por las acusaciones de corrupción, a pesar de que éstas son parte de una campaña de linchamiento en su contra.

El gobernador de Chihuahua dijo estar dispuesto a hacer pública su declaración patrimonial.