AP
17 de julio de 2015 / 12:48 p.m.

Washington.- El agente de más rango de la agencia antidrogas estadunidense no ha dormido mucho desde que  se enteró que Joaquín 'El Chapo' Guzmán se fugó del penal de áxima seguridad del Altiplano a través de un túnel de 1.5 kilómetro de largo excavado bajo el piso de la ducha de su celda hace una semana.

El administrador adjunto de la DEA, Jack Riley, dijo ayer que la última semana ha estado muy ocupado hablando con sus homólogos mexicanos y ayudando a coordinar los esfuerzos estadounidenses para capturar, por tercera vez en 15 años, a uno de los narcotraficantes más prolíficos y violentos del mundo.

"Este tipo me ha causado uno de mis mejores días y los peores días de mi vida en el transcurso de un año", dijo Riley a The Associated Press. "Estamos haciendo todo lo posible para localizarlo, como hicimos hace un año más o menos, cuando lo atrapamos".

'El Chapo me ha causado los peores días de mi vida': agente de la DEA
El administrador adjunto de la DEA, Jack Riley, dijo que ya temían una fuga del capo debido a sus antecedentes en Puente Grande.

Guzmán fue arrestado en febrero de 2014, más de una década después de escapar del Penal de Puente Grande en el 2001.

Antes de asumir como jefe de operaciones de la DEA en Washington el año pasado, Riley pasó cuatro años en Chicago rastreando a Guzmán y continúa elaborando un caso criminal en contra del capo.

Tras su detención en febrero de 2014, las autoridades en Chicago, entre ellas Riley, pidieron su extradición a Estados Unidos para ser juzgado por una letanía de cargos de tráfico de drogas y otros.

El Departamento de Justicia de Estados Unidos no había solicitado formalmente la extradición de Guzmán antes de su llamativa huida el sábado, pero funcionarios del gobierno mexicano dejaron claro tras su arresto que primero sería procesado en México.

"Esta es una de las razonas por las que presionamos para la extradición", dijo Riley. "Temíamos esto. No es que (las autoridades mexicanas) no sean capaces de mantenerlo custodiado, sino que ya se había escapado antes".

Documentos de la DEA a los que tuvo acceso The Associated Press mostraron que agentes estadounidenses habían detectado indicios de que los planes de fuga de Guzmán habían comenzado casi apenas fue arrestado en febrero del año pasado. La agencia no tenía información sobre el plan de fuga del fin de semana, según los documentos.