24 de febrero de 2015 / 12:46 a.m.

París.- La revista satírica 'Charlie hebdo', objeto de los atentados de París del pasado mes de enero, saldrá de nuevo este miércoles a la venta con una tirada de más de dos millones de ejemplares y un yihadista en portada.

La publicación, cuya redacción fue 'diezmada' en los atentados en los que fallecieron 12 de sus caricaturistas y redactores, saldrá a la venta el miércoles con una tirada excepcional de dos millones y medio de ejemplares.

Se trata del segundo número del semanario luego de los atentados del 7 de enero, tras los cuales perdió su regularidad semanal. Antes de los atentados la revista tiraba solamente 50 mil ejemplares.

Solamente un número salió desde entonces a la venta, el pasado 14 de enero, con una tirada récord de más de siete millones de ejemplares de la revista, que atravesaba por una crisis financiera hasta el ataque en el que perdió a sus más veteranos caricaturistas.

La venta del primer número luego de los atentados fue un éxito para la revista que en los primeros días de salir a los quioscos se vendía en los primeros minutos entre las largas filas de compradores.

El profeta Mahoma, cuya publicación burlesca en la portada de la revista durante años fue presuntamente el motivo de que fuera atacada por dos yihadistas, protagonizó el último número con un gran título en el que se leía 'todo está perdonado'.

La portada del número del próximo miércoles, titulado 'Volvemos a empezar', muestra a un grupo de personajes considerados 'antipáticos' por la revista, como la canciller alemana Angela Merkel, un obispo, un banquero, el expresidente Sarkozy y un yihadista.

El grupo, del que también forma parte la líder ultraderechista francesa Marine Le Pen, persigue en la portada a un perro que lleva en su boca un ejemplar de 'Charlie hebdo'.

'Esta vez quería hacer algo divertido' declaró a la prensa el autor de la portada, el 'monero' Luz.

Desde que se produjeron los atentados la revista ha multiplicado su número de suscriptores de diez mil a los doscientos mil abonados recientemente.

Pero la revista continúa bajo amenaza, como lo demuestra que la semana pasada una colaboradora franco-marroquí de Charlie-hebdo denunciara amenazas de muerte en las redes sociales.

Se trata de la periodista Zineb El Rhazoui, quien desde hace semanas recibe regularmente amenazas de muerte en diversas redes sociales, según denunció la reportera a la policía.

Pese a ello, el redactor jefe de la publicación, Gérard Biard, aseveró recientemente que la publicación, que se encontraba en crisis y ha recaudado varios millones de euros desde los atentados, continuará y no desaparecerá.

De acuerdo a la prensa francesa, los dibujantes y redactores de la revista en este momento tienen escolta policial. 

FOTO: Especial 

NOTIMEX