NOTIMEX
23 de agosto de 2016 / 08:51 a.m.

MÉXICO.- La Secretaría de Educación Pública (SEP) reportó que solo en dos entidades la disidencia magisterial obstaculizó el arranque del nuevo ciclo escolar: en Oaxaca solo 47 por ciento de los planteles abrió sus puertas y en Chiapas las clases de educación básica se impartieron únicamente en 42% de las escuelas.

Conforme a los datos de la SEP, la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE) impidió que en Oaxaca y Chiapas cerca de 3 millones 500 mil alumnos, desde preescolar a secundaria, tuvieran clases.

En Chiapas, la CNTE no permitió que se abrieran alrededor de 19 mil escuelas, a las que acuden 1 millón 700 mil alumnos, en tanto que en Oaxaca la afectación fue en 11 mil 459 planteles, lo que dejó sin clases a cerca de 1 millón 800 mil estudiantes.

En 28 entidades del país, incluyendo la Ciudad de México, se registró una asistencia "prácticamente de 100 por ciento de los 26 millones de estudiantes de educación básica inscritos para este ciclo 2016-2017, y de 1 millón 211 mil docentes en 226 mil planteles educativos en todo el país".

Con información proporcionada por cada una de las autoridades educativas estatales, de acuerdo con la SEP, también hubo clases normales en Guerrero y Michoacán, donde la CNTE también amagó con mantener un paro indefinido. La afluencia a clases fue 99% y 97%, respectivamente, y sin contratiempos.

Solo en en Mochitlán, Guerrero, no hubo actividad estudiantil debido a un tema de salud vinculado con zika, más que al paro magisterial.

En la Ciudad de México, el jefe de Gobierno, Miguel Ángel Mancera, dijo que solo 11 de 4 mil 200 escuelas de nivel básico que hay en la capital del país no abrieron sus puertas, lo que afectó a 5 mil 504 estudiantes.

Mancera señaló que fue un gran logro que los maestros hayan acudido a dar clases a la gran mayoría del millón 661 mil alumnos matriculados en la CdMx.