28 de enero de 2015 / 11:07 p.m.

Santiago. - El Congreso chileno aprobó el miércoles una ley que garantiza la igualdad de derechos civiles de parejas de igual o distinto sexo, en un nuevo paso que busca combatir la discriminación en una sociedad con una larga tradición conservadora.

El proyecto, conocido como Acuerdo Unión Civil (AUC) y que originalmente se denominó Acuerdo de Vida en Pareja (AVP), contó con los votos del oficialismo y el apoyo de algunos legisladores de la oposición de centro derecha tras cuatro años de tramitación.

La ley es "fundamental para aquellas parejas que hoy conviven sin estar casadas. Se trata de un estatuto jurídico que no discrimina, que se aplica a todo tipo de parejas y lo más importante, que nos permite reconocer las distintas formas de familia y protegerlas a todas", dijo el ministro portavoz del Gobierno, Alvaro Elizalde.

El texto legal precisa que el AUC es un contrato celebrado entre dos personas que comparten un hogar, con el propósito de regular los efectos jurídicos derivados de su vida afectiva en común, de carácter estable y permanente.

Los contrayentes se denominarán convivientes civiles y serán considerados parientes para los efectos previstos en el Código Civil chileno.

"Se ha dado un paso histórico para la no discriminación y para el avance de los derechos humanos", dijo el Movimiento de Integración y Liberación Homosexual (Movilh) en un comunicado.

"Este día lo dedicamos a cada una de las víctimas de la homofobia y la transfobia y a cada conviviente heterosexual que a lo largo de la historia sufrió el estigma y la discriminación por no estar casado", agregó la agrupación.

La iniciativa había sido enviada al Senado por el presidente conservador Sebastián Piñera en 2011 y fue modificada por la actual mandataria socialista Michelle Bachelet para lograr una tramitación más expedita.

Con los cambios introducidos, se avanzó desde proyectos que regulaban aspectos básicamente patrimoniales hacia una regulación completa que otorga al AUC una categoría de estado civil.

Esto busca eliminar la discriminación y desprotección de unos dos millones de chilenos que conviven, ya sea en parejas de igual o distinto sexo, con un marco de protección jurídica y beneficios que tienen los matrimonios en el país.

La aprobación se enmarca dentro de la estrategia que impulsa Bachelet de políticas antidiscriminación y discusión de temas "tabués", como la despenalización del aborto terapeútico o la mayor integración de homosexuales en labores de las Fuerzas Armadas.

El senador socialista Fulvio Rossi valoró este paso como un avance importante en materia de igualdad y Derechos Humanos, pero hizo presente su aspiración a avanzar hacia el matrimonio igualitario y la adopción de niños por parte de esas parejas. 

FOTO Y TEXTO: Reuters