20 de octubre de 2014 / 01:57 p.m.

Tamaulipas.- Desde hace 40 años, Joaquín Asunción Sánchez ha dedicado su vida a elaborar hamacas de diferentes tamaños, estilos y colores, con lo que conserva costumbres y tradiciones ante la competencia de los productos chinos.

Originario del estado de Guerrero, Joaquín, de 47 años de edad, de los cuales los últimos 18 los ha vivido en la Villa de Nuevo Progreso, municipio de Río Bravo, Tamaulipas, se dice orgulloso de poder conservar la tradición de elaborar hamacas, oficio que en su caso ha sido heredado de sus antepasados.

En la Villa de Nuevo Progreso, frontera con Progreso, Texas, Asunción Sánchez y otras 50 familias procedentes de Guerrero han establecido su hogar, pues llegaron a esta entidad en busca de una mejor calidad de vida y con el ánimo de que sus artesanías sean conocidas en otros entornos, cabe destacar que la lengua natal de estas familias es el náhuatl.

Recordó que desde los 7 años aprendió al lado de su padre la elaboración de las hamacas, artículo que con el paso de los años mejoro su técnica de elaboración e incluso la combinación de colores y texturas.

Joaquín Sánchez, señaló que para la elaboración de hamacas utilizan diversos materiales como el algodón, nylon y fibra de poliéster entre los más comunes.

Destacó que cada hamaca es única, pues no se repiten estilos, ni colores, características que hacen resaltar el trabajo del artesano.

"Nosotros nos consideramos verdaderos artesanos pues donde nos pongan podemos hacer una hamaca, ya sea en interior o exterior, todas son elaboradas con buenos materiales, lo que garantiza su durabilidad", dijo.

Explicó que aunque en apariencia una hamaca es un artículo sencillo, en ocasiones les lleva hasta tres días hacerlas, pues depende del estilo, tejido y combinación de colores, aunque las más sencillas pueden quedar lista en unas tres horas.

Dijo que los columpios y hamacas que elabora junto a su familia resisten hasta 400 kilos de peso, situación contraria a las que elaboran en el mercado de origen asiático, concretamente chino.

Asunción Sánchez dijo que uno de los problemas que enfrentan actualmente es la competencia del comercio chino, quienes elaboran todo tipo de artículos, incluyendo las hamacas que comercializan a bajo costo y por ende con poca calidad y durabilidad.

"Ahora que los chinos venden hamacas para nosotros representa un problema, pues la gente no sabe diferenciar el trabajo y nos piden el mismo precio y es ahí donde nosotros les explicamos que nuestro material es durable y resistente y que lo hacemos a mano y parece que no pero ahora tenemos esa competencia y más porque trabajamos en ciudades fronterizas", dijo.

Explicó que los precios de la hamacas varían entre los 150 pesos en adelante pues depende del tejido, tamaño y material entre otras cosas.

Preciso que ellos trabajan con hilos que se elaboran en Puebla y Tula, ya que quieren que las hamacas sean cien por ciento mexicanas, desde la materia prima, diseño y elaboración.

Señaló que a lo largo de todo el año comercializan sus artesanías en la calle principal de la Villa de Nuevo Progreso, lugar que se caracteriza por conservar visitantes extranjeros durante todo el año, a diferencia de las otras ciudades fronterizas de Tamaulipas.

Aunque reconoció que la mejor temporada de venta es en calor, pues dijo que al entrar el invierno continua la comercialización solo que en menor porcentaje.

Finalmente refirió que buscan preservar las tradiciones mexicanas a través de sus artesanías y su lengua aun y cuando viven fuera de su ciudad natal y a unos pasos en donde el idioma oficial es el inglés.

FOTO: Especial

TEXTO: NOTIMEX