MILENIO DIGITAL | RUBÉN MOSSO
2 de septiembre de 2015 / 09:22 a.m.

Ciudad de México.- Un tribunal federal puso fin al primer gran caso penal de este sexenio porque confirmó la sentencia absolutoria dictada a favor del empresario zacatecano Arturo Guardado Méndez y de dos coacusados, éstos últimos que supuestamente fueron contratados para matar en la Ciudad de México a los hermanos Ricardo y David Monreal Ávila.

En la sentencia, el Cuarto Tribunal Unitario en Materia Penal del Segundo Circuito ratificó la sentencia emitida en primera instancia por la juez primero de Distrito de Procesos Penales Federales en el Estado de México, Nadia Villanueva Vázquez.

La resolución de la juez ordena a la Procuraduría General de la República (PGR) iniciar una investigación por posibles violaciones a los derechos humanos, particularmente por amenazas y torturas, en agravio de las dos personas que se señalaron como los presuntos sicarios.

Desde el momento de su detención, Juan Carlos Hernández y José Luis Vásquez Delgado rechazaron formar parte del crimen organizado y en un escrito entregado a la SEIDO el 14 de mayo de 2013, aseguraron que las primeras declaraciones que rindieron ante el agente del Ministerio Público Federal las realizaron bajo amenazas de la Policía Federal Ministerial.

Tanto Guardado como las otras dos personas fueron defendidas por el abogado Ricardo Reyes Retana, litigante que defendió al general Tomás Ángeles Dauahare.

El pasado 31 de agosto, la juez notificó a los involucrados que el Cuarto Tribunal Unitario confirmó la resolución que ella emitió en mayo del presente año.

"Único. Se confirma la sentencia absolutoria de 18 de mayo de 2015, dictada por la juez Primero de Distrito de Procesos Penales Federales en la causa penal 40/2013, a favor de Arturo Guardado Méndez, Juan Carlos Esqueda Hernández y José Luis Vázquez Delgado, por la comisión del delito de homicidio en grado de tentativa…además por el ilícito de posesión de arma de fuego de uso exclusivo del Ejército, Armada o Fuerza Aérea.