MULTIMEDIOS DIGITAL
24 de junio de 2017 / 11:25 a.m.

ESPECIAL.- Un caso por de más insólito ha provocado risas e indignación en todo el país, luego de que la Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco) clausurara una gasolinera por dar litros de más.

Los hechos ocurrieron en San Luis Potosí, en la gasolinera de la tienda departamental Costco, la cual es la primera despachadora de la marca Kirkland Signature en México.

Fue el jueves cuando personal de la Profeco acudió a la sucursal a comprobar que no existiera alguna anomalía en el servicio al cliente.

Para sorpresa de los inspectores, las bombas de Costco estaban dando de más por el precio de un litro.

Ante esto, la Profeco determinó el suceso como una violación a la ley de defensa del consumidor y procedieron a colocar las calcamonías de inhabilitadas a las bombas de gasolina.


pjt