14 de septiembre de 2014 / 07:31 p.m.

Reynosa.- La Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa) delegación Tamaulipas clausuró de manera total temporal una empresa dedicada a la incineración de residuos peligrosos, por presentar irregularidades en el cumplimiento ambiental.

A través de un comunicado, informó que como parte de las acciones de inspección que realiza de manera permanente, personal de la dependencia detectó que los residuos peligrosos no se almacenan de acuerdo a su incompatibilidad, conforme lo establece la Norma Oficial Mexicana NOM-054-SEMARNAT-1993.

Refirió que se observó una mala colocación de las estibas, en las cuales se almacenan los contenedores con residuos, lo que derivó en un derrame de los mismos.

Dijo que la empresa no contaba con las bitácoras de operación y mantenimiento de los equipos de proceso y control, además de que en siete áreas distintas de sus instalaciones se observó contaminación en el suelo natural por sustancias químicas, estimadas en una superficie de tres mil 465 metros cuadrados.

Explicó que otra de las causas por las que se aplicó la medida de seguridad fue que el almacén temporal de residuos peligrosos rebasa la capacidad de almacenamiento.

"De igual forma cuenta con áreas abiertas para el almacenamiento temporal de los residuos peligrosos que recibe para su incineración y que genera en su proceso, sin los requisitos básicos requeridos para su operación", expuso.

Destacó que la información presentada a través de la Cédula de Operación Anual (COA) correspondiente al 2013, no se puede determinar si todos los residuos peligrosos fueron recibidos en sus instalaciones.

Agregó que toda vez que difiere el nombre del residuo peligroso registrado en su bitácora, con el nombre reportado en la COA, por lo que no es posible cotejar las cantidades de residuos peligrosos que recibieron para su incineración.

La Profepa determinó imponer la clausura temporal a la empresa, debido a que el incumplimiento de mecanismos de control podría implicar contaminación para los ecosistemas y daños a la salud pública.

FOTO: Profepa

NOTIMEX