MULTIMEDIOS DIGITAL
16 de mayo de 2016 / 09:21 a.m.

Ciudad de México.- En conmemoración por el Día del Maestro, los integrantes de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE) marcharon e instalaron un nuevo plantón en la Ciudad de México y exigiendo demandas imposibles de cumplir para retirarlo.

Diversos contingentes se movilizaron el domingo desde la estación San Cosme del Metro a las inmediaciones de la Secretaría de Gobernación (Segob).

Cuando arribaron a la calle Bucareli una comisión de dirigentes buscó establecer una mesa de diálogo con autoridades federales; sin embargo, la dependencia federal argumentó que no podían ser atendidos y les solicitó que dejaran un escrito, el cual los maestros se negaron.

Adelfo Gómez, secretario general de la sección 7 de la CNTE en Chiapas, también condicionó el encuentro con funcionarios de la Segob, pues, dijo, el secretario de Educación Pública, Aurelio Nuño, "se ha declarado incompetente para atender esta problemática".

Explicó que este nuevo acercamiento que buscan con el gobierno federal es debido a 10 puntos que desde el año pasado no han solucionado.

“Uno es que encontremos una construcción de una reforma —que no le llamamos así, sino transformación de la educación del país—, pero sin los métodos punitivos que tiene la actual, explicó .

"Nosotros no estamos cerrados a la evaluación; si le quitamos la situación punitiva, no estaríamos en contra. La evaluación es un proceso desde la entrada a la escuela", aseveró.

El pliego petitorio de la CNTE exige la abrogación de la reforma educativa, además de la presentación con vida de los 43 normalistas de Ayotzinapa desaparecidos desde septiembre de 2014, así como un aumento salarial de 100 ciento para los maestros disidentes.

Las demandas de la coordinadora también contemplan que se incluya el modelo educativo propuesto por maestros disidentes en los planes de estudio, así como la asignación automática de plazas a normalistas en todo el país y que sea destinado 12 por ciento del PIB a la educación.

El documento entregado en mayo del año pasado a la Segob y que mantiene vigente, pide el reconocimiento formal de la relación bilateral entre el magisterio disidente y el gobierno federal, además de que la Corte responda las demandas de amparo presentadas por este movimiento magisterial.

El pliego petitorio de la coordinadora exige "asegurar la estabilidad laboral" de todos los trabajadores —desde los de base hasta los interinos—, a fin de que todos cuenten con una plaza de base y que los pagos se realicen con cheque y no a través de transferencias electrónicas.

De igual forma pidieron garantizar el derecho a elegir mediante participación libre y "democrática" a sus dirigentes sindicales.

Los maestros mantendrán el plantón de manera indefinida hasta que sean recibidos por autoridades federales y discutan estas demandas en una mesa de diálogo. Además advirtieron que en próximos días arribarán más disidentes de otros estados por lo que harán paro.

De acuerdo con autoridades capitalinas participaron aproximadamente 2 mil 500 manifestantes, entre los que se encontraba un grupo de padres de familia de los 43 normalistas de Ayotzinapa desaparecidos, encabezados por su vocero, Felipe de la Cruz.