MILENIO DIGITAL
9 de junio de 2017 / 11:25 a.m.

OAXACA.- Un hombre fue atacado por un cocodrilo en la zona costera de Oaxaca en inmediaciones de la comunidad a Santa María Chicometepec, del municipio de Santa María Huazolotitlán.

El reptil sorprendió a Artemio Salinas y lo mordió arrancándole un brazo, cuando fue a limpiar su predio, ubicado en el paraje "El Charco".

En la zona de la agresión, es inusual que haya cocodrilos. Sin embargo, la tormenta 'Beatriz' destruyó el hábitat natural de los cocodrilos en la barra de Colotepec, lo que causó que ahora deambulan en las playas y en la zona poblada.

Los lugareños se han reunido para formular un plan para capturarlos y regresarlos a su ecosistema.

El reptil implicado en la agresión logró ser atrapado, al activar una brigada caza-cocodrilos, el espécimen de dos metros de longitud, fue atado y regresado por los comuneros a una área natural deshabitada.

En tanto la víctima fue trasladado al Hospital Regional Pedro Espinoza Rueda, donde su estado es delicado, el reporte médicos refiere el hombre sufrió amputación total del brazo derecho.

Según reportes de Protección Civil, el ataque se dio entre las poblaciones de Collantes y Chicometepec, zona aledaña del paso del Río de la Arena, lo que indica que los réptiles ha salido de su hábitat natural y han avanzado más de dos kilómetros.

En respuesta los delegados de la Secretarías del Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat), de la Procuraduría federal del Medio Ambiente (Profepa) anunciaron un plan para empezar a limpiar las zonas donde autoridades municipales de la zona costera han advertido de la presencia de cocodrilos.

Los presidentes municipales de Jamiltepec, Tututepec y Pinotepa Nacional, entre otros, alertaron sobre la excesiva presencia de víboras y cocodrilos hasta de seis metros de largo, que debido a las intensas lluvias , desbordamiento de ríos e inundaciones, salieron de su hábitat natural y aparecen en domicilios de las localidades costeñas.

Las autoridades solicitan el apoyo de las instancias gubernamentales para reducir los riesgos que implica la presencia de esta fauna, sobre todo porque persisten los encharcamientos en patios de escuelas, viviendas y calles de las localidades cercanas al Río Verde, Río Atoyac y las lagunas de Chacahua, lo que facilita la aparición de estos animales.

Luego de señalar que en Chacahua se reportó la mordedura de una víbora de cascabel a la mascota de un turista extranjero que visitaba la zona, y el avistamiento de cocodrilos en Zapotalito, se solicitó a la Secretaría de Salud, la dotación de antídoto contra la mordedura de estos reptiles y así atender emergencias, como una medida preventiva, debido a que el traslado de las personas hacia otras localidades se realiza en lancha y tardaría varios minutos en ser atendida en una clínica en caso de ser víctima de mordeduras de víboras.

El ex alcalde de Pinotepa, Tomas Basaldu, dijo que en los últimos cuatro años tienen reportados 12 casos de habitantes lesionados por cocodrilos, de los cuales el caso más grave fue el fallecimiento de un menor hace un año.

Indicó que el mayor número de avistamientos de este tipo de réptiles es en Huazolotilán, Chacahua, Zapotalito, así como en Corralero, Collantes, La Noria Minindaco y Río Viejo, entre otras.

En respuesta, el Jefe de la Unidad de Ecosistemas y Ambientes Costeros de la delegación de la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat), Gabriel Jaramillo Salazar, informó que se establecerán las medidas necesarias para la captura y confinamiento de estas especies.

Informó que la jefa del departamento de Vida Silvestre de la delegación de la Semarnat, Berenice Ortega, tiene a su cargo la atención de estas emergencias, sin embargo, comentó a los ediles que entre las acciones inmediatas se requiere de su colaboración para obtener la ubicación del avistamiento, a fin de elaborar un mapa sencillo que permita su captura y su confinamiento para ser insertado posteriormente a su hábitat natural.

mmr