6 de mayo de 2015 / 06:30 p.m.

Ciudad de México.- El Congreso guardó un minuto de silencio y condenó la violencia ocurrida el 1 de mayo en Jalisco, al expresar su solidaridad con las familias de militares y elementos policiacos que murieron en el enfrentamiento con integrantes del Cártel Jalisco Nueva Generación.

En la primera sesión de la Comisión Permanente todos los partidos condenaron los hechos ocurridos, al advertir las bancadas del PAN y del PRD que son un reto al Estado mexicano, pues "nunca en la historia del país se había derribado a un helicóptero mexicano".

El presidente del Senado, Miguel Barbosa, rechazó que se pueda hablar de un Estado fallido y sostuvo que se han dado todos los elementos al gobierno para enfrentar al crimen organizado pero lo que ha fallado ha sido la inteligencia.

El coordinador priista en San Lázaro, Manlio Fabio Beltrones, pidió ir tras la cabeza de Nemesio Oseguera 'El Mencho' y advirtió que "ante los sucesos acontecidos en Jalisco, no tengo ninguna duda que en estas horas aquellos que se atrevan a retar a la Estado mexicano, sobre todo tratándose de delincuentes y asesinos como los que actuaron en Jalisco, deben sufrir graves consecuencias".

En la sesión de la Comisión Permanente el priista Arturo Zamora presentó el punto de acuerdo en donde esta soberanía condena los hechos de violencia y expresa su solidaridad con las familias de quienes enfrentaron a los criminales y hacia quienes trabajan para eliminar el flagelo de la violencia provocada por la delincuencia organizada.

La Comisión Permanente también sostuvo que es clave para el estado mexicano trabajar en conjunto todos los poderes de la Unión a fin de garantizar la legalidad de los derechos y las libertades.

El diputado panista Juan Pablo Adame dijo que "los hechos ocurridos representan un reto al Estado mexicano, pues nunca el crimen se había atrevido a derribar un helicóptero de las fuerzas armadas, lo que evidencia una organización estructurada con sincronización paramilitar".