MULTIMEDIOS DIGITAL
1 de marzo de 2016 / 08:57 a.m.

México.- Rubén Pérez Andrade, el octavo policía detenido por la desaparición de cinco jóvenes en Tierra Blanca, Veracruz, confesó que todos fueron asesinados.

Los padres de las víctimas tuvieron una reunión la tarde del lunes con Enrique Galindo, comisionado General de la Policía Federal y ahí se les leyó la declaración del ex uniformado.

"Pasa lo que no queríamos que pasara; nos los matan",
dijo José Benítez, padre de una de los jóvenes.

Roberto Campa, subsecretario de Derechos Humanos de Segob, dijo que el policía estuvo presente en los momentos claves de la desaparición de José Benítez de la O, Mario Arturo Orozco Sánchez, Alfredo González Díaz, Bernardo Benítez Arróniz y Susana.

"El policía detenido estuvo presente en la detención de los muchachos, en el traslado en un sitio oculto para alejarse de las cámaras de vigilancia, en el tercer interrogatorio a los muchachos, después en el traslado al rancho 'El Limón', donde vuelven a interrogarlos, donde los privan de la vida, y fue testigo en el inicio de la desaparición de los cuerpos", declaró en entrevista.

Pérez Andrade, es la primer persona que habla acerca de lo que sucedió. Fue citado a declarar en la primer ronda de investigaciones, pero no se le encontró algún vinculo con los hechos.