MILENIO DIGITAL
11 de octubre de 2016 / 12:45 p.m.

LEÓN.- El líder sindical y socio mayoritario de Taxitel, Fernando García Murguía, -beneficiario de más de 164 concesiones de taxis-, posee una casa de campo llamada “El Castillo” donde mandó construir su propia laguna artificial, caballerizas, plaza de toros y alberca. Todo un edén en Manuel Doblado.

Desde hace 30 años, García Murguía ha sido el secretario general del Sindicato Regional del Autotransporte de Guanajuato Francisco Villa y, al mismo tiempo, el principal accionista de Taxitel en 22 años.

Durante las gestiones de los gobernadores priistas Juan José Torres Landa, Manuel M. Moreno, Luis H. Ducoing Gamba, Enrique Velasco Ibarra y Rafael Corrales Ayala, Fernando García prácticamente se adueñó del sindicato cuando fue nombrado secretario general en 1986.

El líder sindical ha acaparado durante varios años el sector del autotransporte en León, primero con las concesiones de taxis, luego se sumaron los camiones urbanos y ahora con los vehículos que realizan servicios ejecutivos a través de la plataforma WIGO.

El secretario general del Sindicato Doctor Mora, Fidencio Palomino Bolaños acusa a Fernando García de quedarse con 150 concesiones que eran para los trabajadores en el año de 1990, y con las que creó una empresa personal.

La monopolización del servicio de transporte en distintas modalidades en León, le ha dado tanto a Fernando García Murguía, como a su familia, amplios beneficios económicos y políticos.

Hacia la carretera nueva de Manuel Doblado, a tan sólo unos metros de la comunidad de Calzada de Tepozán, se aprecia un letrero que dice “Potrero del Castillo”, para señalar un camino de tierra que conduce a la majestuosa casa de campo de Fernando García Murguía.

El camino principal a la entrada está custodiado por grandes árboles de eucalipto. La entrada de la finca es de piedra del tipo rústico y tiene un portón eléctrico para acceder a la propiedad que posee una extensión de 120 hectáreas.

La dimensión de la propiedad cuenta con una laguna artificial que tiene una extensión de casi 14 hectáreas, la cual resguarda el sitio simulando una fortaleza.

Incluso los habitantes de la comunidad cercana en Calzada del Tepozán, lo identifican como “El Castillo”, pues así es reconocido por la torre que se observa a la distancia.