MILENIO DIGITAL
7 de mayo de 2015 / 04:34 p.m.

Ciudad de México.- El presidente Enrique Peña Nieto dijo que para derribar el muro y terminar con el flagelo de la corrupción es necesario impulsar cambios desde el gobierno pero que estos esfuerzos serían insuficientes si la sociedad no está dispuesta a "cambiar para bien y para denunciar y ser parte de una nueva cultura a favor de la legalidad".

"Déjeme referirme a lo que he dicho y por lo que he sido a veces criticado. La corrupción es un asunto de orden a veces cultural, que es un flagelo de nuestras sociedades especialmente latinoamericanas y que si realmente queremos lograr un cambio de mentalidad, de conductas, de práctica, de asimilar nuevos valores éticos y morales debe ser un cambio estructural dentro de toda la sociedad", dijo.

Durante su participación en el Foro Económico Mundial sobre América Latina 2015 dijo que desde el gobierno se han impulsado cambios y ajustes a favor de la transparencia y el combate a la corrupción.

Insistió en que los cambios también deben darse desde la sociedad porque algunos quisieran que las reglas las siguieran otros y no se aplicaran para uno.

"En México tenemos un dicho que dice 'hágase la ley en los bueyes de mi compadre pero no en los míos'".

Peña Nieto dijo que si realmente queremos cambiar en este tema "esto debe convocarnos a las sociedades y ser los gobiernos los impulsores de una nueva cultura que nos permita derribar esos muros que lastiman la convivencia y que nos impiden lograr mayor justicia y mayor igualdad en nuestras sociedades".

El Presidente también dijo que tiene la convicción de que un país no se construye en un periodo corto y no se define en un sexenio, por lo que su responsabilidad es cumplir con las metas y objetivos trazados para que la insatisfacción se diluya conforme se vayan sintiendo los beneficios de los cambios estructurales impulsados.

"Parto de la convicción de que un país no se construye en un periodo corto, un país no se define en un sexenio", dijo.

Explicó que en su responsabilidad se ha dedicado a cumplir con las metas y objetivos trazados.

"Creo que a la responsabilidad que he asumido frente a los mexicanos de cumplir con las metas y objetivos que comprometí siendo candidato a la Presidencia de la República, lo que es claro es la consistencia y la congruencia que ha habido entre lo que postulé y ofrecí a los mexicanos con lo que hemos venido construyendo", dijo.

Peña Nieto dijo que no puede "regatear ni escatimar la aportación que todas las fuerzas políticas y en democracia hemos alcanzado".

Dijo que su "más ferviente deseo y contribución" en su administración es hacer una importante contribución para que con las reformas se generen los cimientos, nuevos mecanismos y nuevos medios que beneficien la economía de la sociedad.

El Presidente admitió que en México hay un sentimiento de insatisfacción pero que este se irá diluyendo conforme más beneficios de las reformas se verán reflejados.

"Queremos que esas reformas deparen en beneficios tangibles. Todo cambio no se da de la noche a la mañana, quisiéramos que se sintieran muy pronto. Algunas se empiezan ya a sentir. Esto que pudiera parecer o dejar sentir cierto nivel de insatisfacción por lo que no se aprecia todavía en suficiencia se irá diluyendo en medida que esos beneficios se sientan cada día más, especialmente en la economía de las familias mexicanas", dijo.

En Quintana Roo, el Presidente inauguró los trabajos del Foro Económico Mundial sobre América Latina 2015 y participó en una mesa de diálogo acompañado por los presidente de Haití y Panamá.