AP
27 de mayo de 2016 / 09:30 a.m.

EU.- El número de inmigrantes que solicitan licencia de conducir en Nuevo México aumentó durante los primeros tres meses del año, mientras los legisladores debaten cambios a la controvertida política que permite a las personas sin residencia legal en Estados Unidos obtener licencias, según una revisión de la agencia AP.

Los datos obtenidos a través de una solicitud de registros mostraron que 3 mil 568 licencias fueron emitidas a los extranjeros de enero a marzo. Eso es apenas por debajo de las 4 mil 26 licencias concedidas a los extranjeros en todo 2015.

Funcionarios estatales creen que el aumento se debe a los inmigrantes que se encuentran de manera irregular en el país que quieren conseguir licencias de Nuevo México antes de que los legisladores estales revisen la ley.

La gobernadora republicana Susana Martínez firmó en marzo la legislación que permite a los inmigrantes sin residencia formal en Estados Unidos obtener tarjetas de autorización para conducir solo tras presentar sus huellas digitales. Aquellos que ya tienen una licencia de conducir todavía pueden obtener la renovación de conformidad con la revisión.

Los funcionarios no saben cuántas licencias fueron para los inmigrantes sin residencia legal en el país porque no se le exige a los solicitantes presentar información sobre su estado migratorio.

La revisión llega tras años de presión de Martínez, quien buscó derogar la ley debido a preocupaciones de fraude. En repetidas ocasiones los demócratas pusieron obstáculos hasta el año pasado, cuando el Departamento de Seguridad Nacional de Estados Unidos anunció que no otorgaría una prórroga al estado de los mandatos más firmes sobre identificación federal.

La ley REAL ID requiere prueba de residencia legal en Estados Unidos para aquellos que quieran utilizar una identificación estatal para acceder a ciertas áreas de las instalaciones federales. Nuevo México no tenía tal exigencia conforme a la política anterior.

La medida de Seguridad Nacional provocó incertidumbre en torno al estado luego de que las bases militares dijeron que dejarían de aceptar las licencias de Nuevo México para ingresar.

Grupos de derechos inmigrantes y los demócratas realizaron manifestaciones y presionaron a los legisladores durante la sesión 2016 para prevenir que cualquier derogación de la legislación llegara de la oficina de la gobernadora. Eventualmente se alcanzó un compromiso.

La secretaria de Recaudación e Ingresos de Nuevo México, Demesia Padilla, dijo que hasta que la nueva ley se implementada plenamente, las autoridades esperan que algunas personas intenten obtener licencias con documentos falsos.