MULTIMEDIOS DIGITAL
28 de febrero de 2016 / 11:19 a.m.

México.- Uno de los autobuses en el que viajaban los familiares de los 43 normalistas de Ayotzinapa, fue dañado la madrugada del domingo en la autopista México – Puebla, en el tramo de la caseta de San Martín Texmelucan, así lo reportaron la madrugada de este domingo en su página de Facebook.

Los pasajeros consideraron el hecho como un ataque y responsabilizaron a elementos de la Policía Federal y del Ejército, por lo que después de ver el cristalazo en la unidad de la línea Estrella Blanca, protestaron en la caseta durante 20 minutos.

Aunque no reportaron lesionados, mencionaron que en el asiento iba la mamá de uno de los normalistas junto a un bebé de 2 meses y una niña de 4 años.

"Hace un momento en el lugar donde la policía federal rompió el cristal del autobús donde viajan los padres de los 43, en la caravana que dio salida del DF, el día 22 de este mes, venía la mamá del normalista Julio Cesar López Patolzin, con sus nietos, un bebé de 2 meses 20 días y una pequeña de 4 años, no bastando con romper el vidrio, militares apuntaron sus armas hacia el chofer y al copiloto (sic)", se lee en la publicación de la 1:10 de la madrugada en la página 'Yo Si soy Ayotzinapa'.

Agreden autobús de los 43
"Los padres de los 43, normalistas de Ayotzinapa y organizaciones sociales tuvieron que tomar la caseta para presionar a los efectivos que les solucionaran los daños que le ocasionaron", señala la publicación. | FACEBOOK

"Ante estos hechos los padres de los 43, normalistas de Ayotzinapa y organizaciones sociales tuvieron que tomar la caseta para presionar a los efectivos que les solucionaran los daños que le ocasionaron a la unidad 1060 de la estrella blanca, después de 20 min aproximadamente, los padres decidieron emprender nuevamente su camino para continuar con el brigadeo y seguir exigiendo justicia por los compañeros caídos y presentación con vida de los 43 (sic)", explican en el mensaje.

"Hacemos responsables de lo que les pueda pasar a los que integran la caravana a las autoridades federales de todos los niveles de gobierno, ya que es un hecho que el gobierno no está para salvaguardar al pueblo, si no a las empresas nacionales e internacionales que cubren sus intereses y dar seguridad a políticos corruptos y mismo gente del crimen organizado (sic)", señala.

Las autoridades no han emitido hasta el momento su postura ante estas acusaciones.