6 de febrero de 2014 / 09:44 p.m.

México.- La Cruz Roja Mexicana lleva a cabo talleres en centros escolares para erradicar el problema de bullying físico y psicológico que se presenta en el salón de clases.

Como parte de la campaña "Si todos decimos no, es no", el Voluntariado Juvenil de dicha institución, visitó este jueves la escuela primaria General Salvador Alvarado, en Tlalnepantla, Estado de México, para orientar a los alumnos sobre cómo erradicar posibles prácticas de agresión hacia o por sus compañeros.

El coordinador nacional de la Juventud de la Cruz Roja, Mauricio Romero, indicó que este programa existe desde 2007 y se trabaja con maestros, padres de familia y alumnos para detectar signos de bullying con el objetivo de atenderlos a tiempo.

El taller consiste en hacer conciencia a través de diversos juegos, así como de compromisos firmados y 10 puntos que certifican a la escuela libre de bullying, subrayó.

Mauricio Romero observó que, por lo regular, quienes presentan esa conducta tratan de llamar la atención, en tanto que quienes lo padecen se niegan a ir a la escuela, se deprimen y pueden caer incluso en la anorexia y la bulimia.

Agregó que a las agresiones físicas y verbales se ha sumado el ciberacoso, que invita a los chicos incluso a suicidarse, por lo cual llamó a los padres de familia a dedicarles más tiempo a sus hijos y comprender que la educación no es responsabilidad exclusiva de la escuela.

Mencionó que en el marco del taller, niños de cuarto, quinto y sexto grado hablaron de sus problemas. “Unas niñas consideraron que uno de sus compañeros se merece que le hagan bullying porque el les mete el pie, y otras comentaron que Daniel es víctima sin merecerlo”.

La maestra del grupo explicó que dicho menor es agredido por ser pobre, y las niñas lo culpan de cosas de las que él no es responsable, "y el problema es que él no se queja, e incluso las madres de familia ya lo etiquetaron como problemático, cuando la realidad no es así".

En tanto, la directora del plantel, Maricela González, dio a conocer que para tener el servicio de apoyo con terapias para alumnos con problemas de conducta habría que tener al menos 12 casos clínicamente diagnosticados.

Notimex.