MILENIO DIGITAL
3 de octubre de 2016 / 08:54 a.m.

CIUDAD DE MÉXICO.- En lo que va del sexenio han muerto 76 militares por agresiones de arma de fuego y más de la mitad de los casos se presentan en dos entidades con notable presencia del crimen organizado: Tamaulipas y Jalisco. En estos estados han perdido la vida a manos de grupos criminales 41 elementos del Ejército (53.9 por ciento).

Un informe de la dependencia, que abarca hasta el 16 de septiembre, señala que 11 entidades presentan por lo menos un asesinato de militares: Tamaulipas, Jalisco, Michoacán, Sinaloa, Durango, Guerrero, Chihuahua, Veracruz, Zacatecas, Baja California y el Edomex.

Tamaulipas se presenta como el estado más peligroso para las fuerzas militares que se despliegan en la lucha contra el narcotráfico. Desde diciembre de 2012 al 16 de septiembre de 2016 se han contabilizado 24 asesinatos de elementos de la Sedena.

En esa entidad fueron asesinados nueve militares en 2013, lo que representa 37.5 por ciento del total estatal y que pone ese año como el periodo más violento para las fuerzas castrenses en ese estado fronterizo. Para 2014 la cifra de bajas mortales en Tamaulipas fue de ocho, lo que significa que en esos dos años concentraron 70 por ciento de las muertes.

La ola de violencia en la entidad descendió de manera notable para 2015 cuando solo se reportaron cuatro asesinatos; en los primeros nueve meses de 2016 la dependencia solo reporta dos bajas.

En el caso de Jalisco se reportaron 14 muertes violentas en lo que va de la actual administración; de las cuales ocho ocurrieron el 1 de mayo de 2015, cuando militares sufrieron un ataque perpetrado por el cártel de Jalisco Nueva Generación, el cual derribó con un lanzamisiles un helicóptero donde viajaban 16 efectivos en el municipio de Casimiro Castillo (en este hecho también se reportaron bajas de la Policía Federal).

El grupo delictivo también realizó diversos bloqueos en diferentes municipios de la entidad con camiones incendiados o barricadas con hombres armados. Ese mismo año se reportaron otras dos agresiones a militares que dejaron un saldo de dos muertos.

En años anteriores, Jalisco ostentaba un número reducido de militares muertos por ataques del crimen organizado. Para 2013 la Sedena solo tuvo dos bajas en diferentes enfrentamientos; para 2014 el número creció a cinco decesos violentos y llegó a su máximo en 2015. En lo que va del presente año no se tiene registro de ningún asesinato en la entidad.

La cantidad de militares que han muerto en el país por ataques realizados por el crimen organizado ha disminuido año con año. En el primer mes del presente sexenio —diciembre de 2012— se reportaron tres muertes violentas. Un año después se alcanzó la mayor cifra de decesos con 24 casos; para 2014 el número de bajas descendió a 18 asesinatos y en 2015 se mantuvo en 18 casos.

En lo que va de 2016 se tiene registro de siete militares asesinados con corte hasta el 16 de septiembre; sin embargo, a esa cifra se sumarán los cinco elementos que murieron en una emboscada en Culiacán, Sinaloa.

De acuerdo con el general Alfredo Duarte Mujica, titular de la Tercera Región Militar, la zona donde se realizó la emboscada es una zona de conflicto entre la familia Beltrán Leyva y un sobrino de El Chapo Guzmán.

El 13 de septiembre un ex militar y un subteniente activo de la Sedena fueron asesinados a balazos en un bar en la comunidad de El Ticui, municipio de Atoyac de Álvarez, Guerrero. Las autoridades indicaron que al menos tres hombres entraron al establecimiento El Chote y dispararon en varias ocasiones contra el teniente retirado Julio Barrios Gómez y el subteniente Avelino Fonseca Cruz.

El sábado un militar falleció durante un enfrentamiento entre corporaciones de seguridad y un grupo de sicarios en Guanajuato, cuando una unidad del Ejército patrullaba el camino viejo a Comonfort.

Al llegar a las cercanías de la comunidad de Escobedo se topó con tres camionetas con 15 civiles armados y comenzó una balacera que derivó en una persecución de 10 km hasta un rancho en la comunidad de La Canterita. Ahí se registró otra balacera, donde falleció un militar.