MULTIMEDIOS DIGITAL
4 de enero de 2016 / 05:26 p.m.

Morelos.- A pesar de que el gobernador de Morelos decretó a partir de este lunes el inicio del Mando Único en 15 municipios, el alcalde de Cuernavaca, Cuauhtémoc Blanco, advirtió que en su ciudad no sucederá.

El munícipe acusó en conferencia de prensa que el decreto significa un "golpe de estado", por lo que buscará impugnarlo. Dijo también sentir miedo por los hechos violentos ocurridos en la ciudad, luego del asesinato de la alcaldesa de Temixco, Gisela Mota; a pesar de esto, aseguró tener los “pantalones bien puestos” para seguir en la alcaldía.

"(El Mando Único) Esto es un golpe de estado del gobernador, vamos a tener reuniones para ver qué vamos a hacer. Se lo repito al gobernador, yo estoy aquí por los ciudadanos, porque quiero que cambie Cuernavaca, y usted no me está dejando", afirmó.

El ex futbolista dijo que el mandatario será el responsable de los daños físicos que pudiera sufrir su círculo cercano de colaboradores y su familia.

"Se lo digo a usted (Graco Ramírez) y enfrente de todas las cámaras, si me pasa algo, a mí, a la gente que está atrás de mí y a mi familia, es en contra de usted. Se lo digo, y se lo dije cuando fui a visitarlo", dijo al recordar la primera entrevista que tuvo con el mandatario

Cuauhtémoc Blanco exigió a Graco Ramírez que se midiera en sus señalamientos, luego de que éste afirmara que el equipo que está detrás del ex jugador está vinculado al crimen organizado y que grupos buscan aprovecharse de su inexperiencia política para regresar a la capital de Morelos.

"¡Aguas! porque usted hizo declaraciones muy fuertes de que mi grupo estaba metido con el narcotráfico. Nosotros somos personas muy trabajadoras y muy decentes. Nomás aguas, aguas con sus declaraciones, señor gobernador porque son muy fuertes", dijo.

"Cuernavaca no es ajeno a la situación de inseguridad que se vive en la entidad morelense. Desde la implementación del modelo de Mando Único Policial, los ciudadanos no han tenido certidumbre sobre su seguridad, siendo víctimas de secuestro, extorsión, asaltos y ejecuciones, por mencionar algunos delitos graves", dice un comunicado del gobierno de Cuernavaca.