MILENIODIGITAL
22 de febrero de 2017 / 09:52 a.m.

CIUDAD DE MÉXICO.- El ex presidente Felipe Calderón dijo que la prohibición levantada por el gobierno de Cuba contra su entrada a la isla son "tics autoritarios, rancios, viejos, que ya no caben en este siglo".

El ex presidente dijo en una entrevista televisiva que prefiere no calificar la respuesta del gobierno mexicano, aunque reconoció haberse sentido respaldado y agradeció la reacción de la Secretaría de Relaciones Exteriores. "El gobierno sabrá, ellos sostienen la lumbre. No califico la reacción".

También comunicó su preocupación por la familia del activista Oswaldo Payá y por quienes "se atrevieron", dijo, a hacerle un homenaje.

Esta mañana, cuando Calderón entregó su pase de abordar, la oficina de Aeroméxico le comunicó que había recibido un correo electrónico de su sede en la Habana. El mensaje provino de la Dirección de Inmigración de la República de Cuba.

"El pasajero Felipe Calderón Hinojosa no está autorizado a entrar a Cuba por medio de ningún vuelo". El ministerio solicitó que Calderón no fuera documentado ya que se le considera "inadmisible y será deportado inmediatamente", concluía el correo.

El ex mandatario se dirigía a La Habana para participar en el homenaje por el aniversario luctuoso de Oswaldo Payá, activista de la disidencia cubana.

Cuando se desempeñó como Presidente de la República, Calderón sostuvo ante el gobierno "la petición firme de reunirse con la disidencia", la cual nunca pudo concretarse debido a "la férrea resistencia cubana" y a que la negociación por el regreso de un grupo de jóvenes detenidos resultaba prioritaria en términos diplomáticos.

Al poco tiempo, Owaldo Payá falleció en un accidente automovilístico que aún provoca sospecha y controversia.

Después de que Calderón no pudo abordar el vuelo Ciudad de México-La Habana, la Secretaría de Relaciones Exteriores declaró que lamentaba la decisión del gobierno de Cuba, mientras que el canciller Videgaray destacó que la presencia del ex presidente no afectaba al pueblo ni al gobierno de la isla.