MILENIO DIGITAL 
19 de septiembre de 2015 / 11:55 a.m.

México.- El presidente Enrique Peña Nieto se comprometió a acompañar durante el proceso legal a los seis mexicanos que resultaron lesionados en Egipto y brindar las garantías necesarias para la reparación del daño a las víctimas según los estándares internacionales.

Informó que la repatriación de los ocho fallecidos tras el ataque al autobús en el que viajaban se prevé para la próxima semana, ya que no es solo un procedimiento burocrático, sino legal, y deben ajustarse a las normas de Egipto y del derecho internacional.

Ayer por la mañana, en Los Pinos, Peña Nieto se reunió con familiares de los fallecidos, a quienes expresó la voluntad de su gobierno para brindarles asistencia consular, legal y administrativa.

Más tarde, junto con las secretarias de Relaciones Exteriores y de Salud, Claudia Ruiz Massieu y Mercedes Juan, respectivamente, visitó a los heridos en el Instituto Nacional de Rehabilitación (INR) tras su arribo a México.

En un breve mensaje, el Presidente indicó que, a petición de los familiares, no habrá imágenes del encuentro. Resaltó que platicó con los lesionados, que están conscientes, y que reciben la atención médica necesaria.

Comentó que en el recorrido saludó a Colette, Patricia y Juan Pablo, quienes en términos generales presentan fracturas y quemaduras, por lo que se les realizarán algunas cirugías.

En el área de quemados se encontró con Maricela, Gretel y Carmen, "ellas tienen quemaduras en otro nivel, pero todas muy conscientes, con todas pude platicar".

El mandatario calificó de "inédito" lo sucedido en Egipto, pues nunca un grupo de mexicanos había recibido un ataque de efectivos militares de otro país.

"Esto ha llevado a una protesta enérgica por parte del gobierno para demandar, primero, una investigación profunda y, segundo, las garantías necesarias para que se repare el daño a las víctimas", expresó.

Poco antes de las ocho de la mañana de ayer llegaron al hangar presidencial los seis heridos por el ataque del pasado 13 de septiembre en Egipto. La secretaria de Salud supervisó el estado en el que se encontraban y su traslado al hospital al sur de la ciudad.

Comentó que hay dos personas que se encuentran más delicadas, sin que esté en riesgo su vida; una de ellas es Juan Pablo García, quien presenta fractura expuesta de fémur.

Los primeros en bajar del avión presidencial fueron la secretaria de Relaciones Exteriores y los familiares de los lesionados. Para el descenso de los heridos se cambió la escalera por una plataforma que facilitó el acceso de las camillas, aunque dos bajaron en silla de ruedas.

La Secretaría de Seguridad Pública del Distrito Federal apoyó en el traslado de los lesionados con cinco aeronaves, las cuales contaron con tripulación de médicos especializados y operadores técnicos en aeromedicina.