YADITH VALDEZ | multimedios DIGITAL
26 de mayo de 2015 / 07:59 a.m.

Ciudad Acuña.- Con el miedo de perder las pocas pertenencias que el paso del tornado les permitió conservar, decenas de familias de Ciudad Acuña, Coahuila prefirieron dormir en el exterior de lo que fueran sus viviendas.

Aunque las autoridades municipales abrieron ocho albergues con capacidad para atender a cerca de mil damnificados, la mayoría de los afectados decidieron dormir a la intemperie entre ruinas, lozas, veladoras para alumbrar el camino y un escenario de desastre.

"Tenemos nuestro muebles. No nos fuimos, no se los vayan a robar. Estoy con mi familia, pero (en el momento del tornado) no me encontraba, estaba en el trabajo, y al llegar veo todos los daños, pero principalmente ellos que estaban adentro", declaró uno de los damnificados.

Sin descanso, las cuadrillas de la Comisión Federal de Electricidad (CFE) trabajaron durante todo la noche del lunes y la madrugada del martes para tratar de restablecer el servicio de energía eléctrica de la ciudad fronteriza.

"Se nos abrió la puerta y no la podía cerrar. Entonces sí la cerré y la abracé y estuvimos haciendo oración y se acabó y cuando salimos vamos viendo el desastre. Una vecina nos gritaba que le fuéramos abrir, pero cómo si nosotros estábamos atrapados", narró una mujer habitante de la colonia Altos de Santa Teresa.

Entre los desaparecidos había personas que se encontraban esperando una ruta urbana para dirigirse a sus labores cotidianas. Entre ellos una mujer de nombre María Pineda Aguilar, de 45 años, quien se dirigía a trabajar en una fábrica. Además un taxi salió volando y su operador, Mario Alberto Hinojosa, de 50 años, murió de manera trágica; ambos fueron velados desde la noche de ayer en unas capillas funerarias del centro de la ciudad hasta donde llegó el Presidente de México, Enrique Peña Nieto para dar el pésame a los deudos.

La unión en poblaciones aledañas se ha hecho presente, pues en comunicadas como Morelos, Zaragoza y Allende se han ido recolecto víveres y en las carreteras aledañas los pobladores realizan colectar para llevarlas a los afectados.

Elementos del Ejército México se encuentran en la zona efectuando labores de limpieza sin descanso en la zona en la que se aplicó el plan DNIII, mientras que Protección Civil del estado y la Comisión Nacional del Agua (Conagua) alertaron sobre la posibilidad de más tornados en la región norte de México.

Por el momento ha sido imposible retirar los vehículos que fueron arrastrados por el paso del sorpresivo torbellino de seis segundos que se registró la madrugada del lunes luego de media hora de intensas lluvias, y el cual dejó al menos 13 muertos, decenas de heridos y varios desaparecidos.