3 de noviembre de 2014 / 12:54 a.m.

Tamaulipas.- Con la intención de pedir por el eterno descanso de los tres norteamericanos y su acompañante, familiares y amigos de los hermanos Alvarado, asistieron a la última misa, efectuada en la capilla nuestra señora de Lourdes, en el poblado El Control.

Después de 45 minutos de oración, el sacerdote Juan Hernández, dio la bendición a los tres hermanos Alvarado.

Posteriormente los cuerpos fueron trasladados al cementerio municipal de ese poblado, donde cientos de personas acompañaban a los familiares de las víctimas, señalando que se había tratado de una injusticia.

Al entrar  al campo santo, se hizo una parada para que las personas más allegadas  se despidieran de los hermanos Alvarado, donde resalto el dolor de la madre, quien se desplomó por el impacto emocional.

Asimismo los hijos de Érica Alvarado Rivera, no contenían el llanto al ver que su madre estaba dentro de un ataúd y que no la volverían a ver.

Después de 15minutos donde familiares daban el último a dios,  se procedió  al traslado a la  tumba, donde serían sepultados los tres hermanos.

Ya en el lugar un grupo musical del pueblo, entonaba un corrido donde se describían los hechos del crimen del que fueron víctimas.

Finalmente la señora Alvarado, prometió a sus tres hijos no descansar hasta que los culpables paguen por su crimen, asimismo señalo a su hija cuidar a sus nietos como el tesoro más preciado.

Cabe destacar que las autoridades de la Procuraduría General de Justicia, siguen realizando los trabajos de investigación, donde continúan citando a los presuntos involucrados, ya que se pretende obtener la mayor información posible que les ayude a dar con los culpables de  este delito.

FOTO: Archivo

REDACCIÓN