7 de julio de 2014 / 02:09 p.m.

México.- El gobierno mexicano no cumple con estándares mínimos para el combate al tráfico de personas, asegura el Departamento de Estado de Estados Unidos en un reporte de este año.

Sin embargo, asegura que el país ha realizado esfuerzos y tiene avances importantes, como el endurecimiento de las leyes que penalizan ese delito.

En el reporte titulado "Tráfico de Personas 2014", el gobierno del país vecino señala que México enfrenta este reto con una estructura inadecuada y corrupta.

Según las observaciones de esa nación y de algunas organizaciones internacionales que participaron en la elaboración del documento, los funcionarios aduaneros o fiscales desalientan las denuncias por tráfico de personas, mientras que las autoridades no dan atención correcta a las víctimas.

Una de las organizaciones participantes documentó hasta 91 investigaciones por tráfico de personas en 2013, mientras que la Seido solo reportó 48 investigaciones previas.

"El tráfico de personas está altamente relacionado con la corrupción de las autoridades. Las policías locales, judiciales y funcionarios de la autoridad migratoria fueron una preocupación significativa.

Algunos oficiales fueron detectados cuando recibían extorsiones de quienes realizan la explotación de mujeres y niños. Ellos mismos falsifican identificaciones, permiten el paso de personas de manera ilegal o desincentivan las denuncias contra los responsables del tráfico de personas", se explica en el reporte.

Según las autoridades estadunidenses, la identificación de las víctimas y la coordinación entre agencias que pueden tratar el problema sigue siendo débil y requiere de mayores controles de las autoridades mexicanas.

ATENCIÓN A AFECTADOS

Otra de las vertientes marcadas en el reporte del Departamento de Estado es que la estructura para la atención de las víctimas en poblados que se encuentran fuera de las capitales es mínima.

En términos generales, se añade, el gobierno federal ha intentado aplicar un protocolo para identificar a las víctimas, pero los gobiernos locales tienen criterios diferentes, lo que las hace más vulnerable.

En el reporte se indica también que la atención es deficiente cuando se trata de extranjeros en territorio nacional, pues si bien existen ayudas consulares e incluso procesos de testigos protegidos o asilo, éstos no se brindan por falta de cooperación de las autoridades.

“Las leyes mexicanas proveen protección a las víctimas en caso de que hayan cometido un ilícito mientras estaban en cautiverio. Las víctimas extranjeras pueden recibir asilo, independientemente de si deciden cooperar como testigos contra sus explotadores.

Sin embargo, organizaciones internacionales denunciaron que estos procesos alternativos a la deportación son ofrecidos en pocas ocasiones", se señala el documento.

México es una de las naciones donde el tráfico de personas deja más ingresos a las organizaciones criminales, por encima del tráfico de drogas.

FOTO: MILENIOMILENIO DIGITAL/ MIRIAM CASTILLO